Mundial de Fútbol Qatar 2022

Por: EFE • Futbolperuano.com

España vapuleó 7-0 a Costa Rica por el Grupo E del Mundial Qatar 2022

¡Masacre! España vence 7-0 a Costa Rica con goles de Dani Olmo a los 11', Asensio a los 20', Ferrán Torres a los 31' y 55', Gavi a los 74', Soler a los 90' y Morata a los 92'.

Actualización
España vapuleó a Costa Rica en su debut mundialista en Qatar 2022. Foto: Twitter @SEFutbol
España vapuleó a Costa Rica en su debut mundialista en Qatar 2022. Foto: Twitter @SEFutbol

¡Masacre! España vence 7-0 a Costa Rica con goles de Dani Olmo a los 11', Asensio a los 20', Ferrán Torres a los 31' y 55', Gavi a los 74', Soler a los 90' y Morata a los 92'.

El estreno soñado. La mayor goleada de la selección española en la historia de los Mundiales (7-0), relanza la ilusión con una pegada desconocida hasta el momento de una España que se ganó a pulso el derecho a soñar con algo grande en Qatar 2022, pasando por encima de Costa Rica y exhibiendo la perfecta combinación de fútbol y hambre de éxito.

El esperado debut de Luis Enrique al mando de España superó cualquier expectativa pues vapulearon 7-0 a una frágil Costa Rica en su partido inicial por el grupo E del Mundial Qatar 2022. Los españoles en ningún momento tuvieron rival que le dispute el desarrollo del partido. 

Los goles cayeron como gotas y quien inició la masacre a los ‘ticos’ fue el mediocampista Dani Olmo a penas a los 11’ minutos de iniciado el juego. Luego el dinamismo español, que en muchas partes del partido hizo rememorar el glorioso ‘tikitaka’ del 2010, desdibujó el planteamiento de los dirigidos por Luis Fernando Suárez. Asensio a los 20', Ferrán Torres a los 31' y 55', Gavi a los 74', Soler a los 90' y Morata a los 92' sellaron un abultado resultado que los sitúa punteros del grupo por diferencia de gol. En la previa, Japón había dado el batacazo venciendo 2-1 a Alemania

Los dirigidos por Luis Enrique se mostraron muy cómodos con el juego, la marca costarricense no ofreció mayor complicación ni tuvo la suficiente rebeldía para hacer un partido trabado, para quitarle la intensidad a la exhibición que ofrecieron en el medio Pedri, Gavi, Ferrán Torres y Asensio. 

El guardameta Kaylor Navas poco pudo hacer para evitar que su portería seda con facilidad a los continuos remates de los españoles. El arquero múltiple campeón de Champions League no vive su mejor presente deportivo. A pesar de jugar su tercer mundial, el ‘tico’ lleva 17 partidos formales sin jugar en su actual club el PSG de Francia. Nadie discute que sea un arquero de élite, sin embargo la poca continuidad a poco de un certámen mundialista le pasó factura, pues no se vio a la ‘araña’ que deslumbró al mundo en el mundial de 2010, cuando llegaron a cuartos de final.

Costa Rica deberá mejorar mucho su productividad si pretende mantener sus aspiraciones mundialistas. Hoy básicamente no remató al arco, ni de lejos, ni de cerca y su posesión no superó el 20%. 

La próxima fecha podría definir el futuro de ambas selecciones. El domingo 27 de noviembre Costa Rica se jugará su última chance ante Japón quien llega con la moral a tope. En otra llave España y Alemania tendrán una choque de poderes desde las 2:00 p.m. Ambos duelos serán transmitidos por la señal de DirecTV Sports.

LA PREVIA

"Puede ser mi gran noche", canción de Raphael, sonó por megafonía tras cada gol. Y tanto que lo era. España ya ganaba 3-0 con un dominio abrumador y una pegada pocas veces mostrada en la 'era Luis Enrique'. Borrando del campo a una Costa Rica que no compareció, sin respuesta ante el aluvión de fútbol que se le vino encima en un inicio de Mundial para la historia de la Roja.

El excesivo respeto al debut recibió una bofetada de descaro. Desde Alemania 2006 no ganaba en su puesta de largo España. Desde su primera participación, Italia 1934, no marcaba tres tantos en el primer acto. A los que buscan similitudes entre la España que cambió su historia con su 'generación de oro' desde 2008, con el liderazgo asumido por el seleccionador Luis Aragonés y un grupo renovado aún sin estrellas, y el que ejerce Luis Enrique con su apuesta actual, tienen un puñado de argumentos más que añadir a su lado de la balanza.

Un grupo de jóvenes que no conocen el vértigo, supervisados por la experiencia de jugadores que aún brillan. Busquets pisa el balón, se gira y los años no pasan por él en la selección española. Disfrutando de un equipo que se instala en campo contrario y domina hasta aburrir a un rival que persigue sombras. Jordi Alba, un puñal en la banda izquierda.

Ha pasado tiempo para que se rebaje el peso de la estrella que luce en el pecho. Ya lo demostró España en la Eurocopa 2020, la competición en la que Pedri pidió paso siendo un niño. A su primer Mundial llega siendo el gran referente del juego, repartiendo fantasía para nutrir de balones al tridente. Se le sumó el despliegue de Gavi. Con calidad para asistir a Dani Olmo en el primer gol, como sobrada personalidad para meterse en cualquier batalla que arrebatase el balón en los pocos instantes de posesión costarricense.

La apuesta de Luis Enrique por Rodri de central, ante un rival del que esperaba pocos ataques, aumentó la calidad en la posesión. La ausencia del único 9 puro de la lista de inicio, Morata, la suplió Marco Asensio confirmando el mejor momento de su carrera. Vuela donde lo pongan.

Ya había inventado un pase medido Pedri al disparo cruzado de Dani Olmo y conectado con Asensio, que arma el disparo sin pensarlo, cuando España rompió el partido con rapidez y merecimiento. A los once minutos, con Costa Rica sin encontrar la forma de salir de su propio campo, Gavi rompió líneas y encontró el pase a Olmo, que picó con calidad ante la salida de Keylor Navas.

Alejada la leyenda costarricense de su verdadera identidad. Sin paradas salvadoras. Acariciando la rosca que le metió Asensio e impotente al ver cómo entraba en su portería en el minuto 21 el zurdazo del antiguo compañero con el que tocó el cielo de la 'Champions'. A la presión habitual, las faltas tácticas inteligentes para evitar cualquier amago de contra de los ticos, España le añadía una pegada demoledora que pocas veces saca a relucir.

Con ella se gana el derecho a soñar con llegar lejos en Catar. Alejada de las barreras psicológicas del pasado. Disfrutando con su juego y queriendo siempre más. Así llegó el penalti inocente de Duarte a Jordi Alba que enganchó al partido a Ferran. Parecía el más impreciso con balón del tridente, pero afinó con calidad y calma en la pena máxima. Se enchufó y acabó firmando un doblete que le vuelve a convertir en el máximo artillero con Luis Enrique en el banquillo. Apuesta segura en la selección.

La seguridad defensiva de Costa Rica en su fase de clasificación se desplomó. Al equipo le temblaron las piernas. Ni la veteranía de Celso Borges contagió a un grupo renovado. Ni una mala entrada ante tanta inferioridad, ni una llegada con peligro ante Unai Simón. Asensio acarició el cuarto en el cierre de un primer acto mayúsculo y en el arranque de un segundo en el que tocaba medir esfuerzos. Lo firmó Ferran por fe y pasividad de la zaga costarricense.

Luis Enrique reservaba jugadores para próximas batallas y encontraba lo que todo entrenador desea, el hambre de los que salen del banquillo. España no levantó el pie. Sintió que era un día grande para disfrutar hasta el final. Morata buscó el gol, pero se topó con una rápida salida de Keylor y picó el balón para que Gavi, de volea ajustada al poste, hiciese el quinto.

Ya corría por el campo Balde, el último en sumarse a una selección en la que parecía que llevaba años. Explotó su velocidad en el carril izquierdo de un día que jamás olvidará, como tampoco la selección. Tomando el testigo de Nico Williams, que se sumaba a la fiesta desequilibrando por la derecha y metiendo un centro con el que Carlos Soler marcaba el sexto antes de que la conexión Olmo-Morata pusiese el broche a la "gran noche" que cantó Raphael. España deslumbra y se gana el respeto perdido.

Ficha técnica:

España: Unai Simón; Azpilicueta, Rodri, Laporte, Jordi Alba (Balde, m.64); Busquets (Koke, m.64), Gavi, Pedri (Carlos Soler, m.57); Ferran Torres (Morata, m.57), Marco Asensio (Nico Williams, m.69) y Dani Olmo.

Costa Rica: Keylor Navas; Fuller, Duarte, Calvo, Bryan Oviedo (Matarrita, m.82); Borges (Aguilera, m.72), Yeltsin Tejeda; Campbell, Bennette (Bryan Ruiz, m.61), Martínez (Waston, m.46); y Anthony Contreras (Zamora, m.61).

PREVIA

Doce años después de romper todas las barreras en los Mundiales, tocando el cielo futbolístico en Sudáfrica 2010, la estrella que luce en el pecho España ya no pesa. Alejada del foco del favoritismo, con una generación que hizo el relevo con aquellos que no digirieron bien la responsabilidad de estar a la altura de la herencia. Con el descaro de jóvenes perlas, encabezadas por Pedri, que juegan en la élite como en el barrio. La selección liderada por Luis Enrique se estrena ante Costa Rica. SIGUE EL MARCADOR DESDE AQUÍ.

Alejada del terremoto que acompañó su entrada en escena en el último Mundial, en Rusia 2018, cuando el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales decidió prescindir del seleccionador, Julen Lopetegui, por el anuncio de su acuerdo con el Real Madrid. En el polo opuesto, nada descentró a la selección española en la antesala de una gran oportunidad. Ni la sospecha de la duda que planea sobre la imprevisible figura de Luis Enrique Martínez en torno a su futuro. Centrado en el presente. En un gran reto que encara con una selección convertida en equipo. Con un grupo de jugadores que creen de forma ciega en su manual.

Acapara el protagonismo Luis Enrique para proteger a una joven selección, la tercera con menor edad en Qatar 2022 con 25,3 años de media. Con apenas cuatro jugadores que permanecen desde el último Mundial y un solo representante de aquellos que hicieron historia en Johannesburgo, el capitán Sergio Busquets, que igualará las cuatro Copas del Mundo disputadas por Sergio Ramos y Andrés Iniesta.

Capitán 'Busi', jefe en el vestuario, la voz de la experiencia para jugadores tan jóvenes, pero que da un paso a un lado para ceder liderazgo al seleccionador. Con sus directos como 'streamer' y su personalidad ha desviado el foco para liberar de presión a un grupo sin experiencia. Ni un incendio que apagar. Máxima calma dentro antes del estreno. Con el dolor de perder a José Luis Gayá a pocos días de la cita por un esguince de tobillo que provocó el cambio por Alejandro Balde.

Salvo la conquista de 2010, los Mundiales presenten un mayor número de decepciones que de satisfacciones para España. Las recientes tan dolorosas como el final del ciclo de mayor gloria, con dos Eurocopas consecutivas, con un sonoro batacazo en Brasil 2014, sin ser capaz de superar la fase de grupos, y cayendo con impotencia en octavos de Rusia 2018, ante la anfitriona, tras un dominio improductivo sin disparos, con la suerte dando la espalda en la tanda de penaltis.

La cita de Doha representa un nuevo inicio en el panorama mundial. La oportunidad de asentar las buenas sensaciones de la Eurocopa 2020 disputada en el verano de 2021. La competición que convirtió a Pedri en referente siendo un niño, líder natural por su estilo de juego. A puertas de la final de nuevo por una maldita tanda final ante Italia, posterior campeona.

España se presenta en el Mundial de Qatar con ilusiones renovadas y la intención de ganar contundencia en las áreas para ser candidata al título. La endeblez defensiva, en el foco. Con una zaga que volverá a liderar Aymeric Laporte, en la que César Azpilicueta toma ventaja sobre Dani Carvajal en el lateral derecho por un inoportuno resfriado del jugador del Real Madrid y Pau Torres pugna por una plaza ante una emergente posibilidad como Rodri. Pasó al centro de la defensa en Portugal y fue clave en el pase a la segunda final a cuatro consecutiva en la Liga de Naciones. Da un mejor inicio de jugada y es la forma de premiar de Luis Enrique a un jugador que debía tener mayor protagonismo desde hace tiempo si en su posición no jugase otro que Busquets.

Las dudas por despejar de la selección española en el Mundial radicarán en su ataque. Recupera a tiempo a su único '9' puro en el torneo, Álvaro Morata, y para sus dos acompañantes aparece un abanico amplio de posibilidades. Menores para encaradores que necesitará Luis Enrique si el partido no va como espera, Nico Williams o Yeremy Pino. Mayores para Marco Asensio por ser el jugador que en mejor momento llega al Mundial y para Ansu Fati, tras recuperar la magia con su gol a Jordania después de dos años de ausencias por las lesiones. Pero nada sorprendería si de inicio se presentan dos indiscutibles para el seleccionador como Pablo Sarabia y Ferran Torres.

Con máximo respeto a un rival que emprendió una nueva etapa con la llegada del experimentado técnico Luis Fernando Suárez. En la que será la sexta presencia de Costa Rica en un Mundial, con su techo en los cuartos de final firmados en Brasil 2014. Superando la fase de grupos una vez más, en Italia 1990, cuando pisó los octavos en su primera participación.

Su primer reto es superar a España sabiendo sus virtudes. Defender bien ante un rival dominador. Sacar provecho con un fútbol más directo en el tiempo, menor, en el que dispondrá de la posesión. "Tenemos que hacer 90 minutos al límite", aseguró su seleccionador 'tico', consciente de que solo desde el máximo rendimiento colectivo, podrían superar a su rival.

El objetivo de Costa Rica es zanjar una mala estadística. Encadena seis partidos mundialistas sin triunfo (cuatro empates y dos derrotas). Accedió al torneo de mayor prestigio vía repesca, con un tanto que ya es historia de Joel Campbell ante Nueva Zelanda. Y comparece en Qatar con una renovación tras numerosas pruebas de jugadores de Luis Fernando Suárez, pero con una base repleta de experiencia.

Los Keylor Navas, Óscar Duarte, Celso Borges, Joel Campbell o Bryan Ruiz, con la posibilidad de retirarse siendo el jugador más veterano, con 37 años, en participar en un Mundial con Costa Rica. Entremezclada con la juventud de futbolistas como Anthony Contreras y Jewison Benette.

Sueñan en grande los 'ticos', que incluso reivindican su derecho a sentirse candidatos a la gloria bajo el liderazgo en la portería de Keylor Navas. Bajó un escalón en el PSG, sin jugar lo que le gustaría, pero no en una selección que encajó solo ocho goles en catorce partidos de clasificación. Conoce a la perfección a España, a la que ya se midió en 2011 en el primero de los tres precedentes, todos ellos amistosos, en los que la Roja no conoce la derrota.

Alineaciones probables:

España: Unai Simón; Azpilicueta, Laporte, Pau Torres, Jordi Alba; Busquets, Gavi, Pedri; Marco Asensio, Morata y Ansu Fati.

Costa Rica: Keylor Navas; Carlos Martínez, Francisco Calvo, Duarte, Bryan Oviedo; Celso Borges, Tejeda, Bennette, Gerson Torres; Joel Campbell y Anthony Contreras.

  • Árbitro: Mohammed Abdulla Mohame (Emiratos Árabes).
  • Estadio: Al Thumama.
  • Hora: 11:00 de Perú (16:00 GMT).

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído del Mundial

Lo más leído en futbolperuano.com