Actualización: Mar, 11 / Dic / 2018 5:29 pm
Futbolperuano.com Lima Mar, 11 / Dic / 2018 11:22 am

Salah, Alisson y Van Dijk meten a Liverpool a octavos de Champions League

 Salah y compañía se impusieron y aseguraron su pase a octavos de final de la Champions League ante un durísimo Nápoli.

Liverpool ganó en Anfield y se metió a los octavos de final de la Champions League (Foto: Internet)
Liverpool ganó en Anfield y se metió a los octavos de final de la Champions League (Foto: Internet)

La máquina de despejar balones de Virgil Van Dijk, el imperial Salah, con un gol magnífico, y Alisson Becker, con una milagrosa intervención en el tiempo añadido, metieron al Liverpool (1-0) en octavos como segundo de grupo y relegó al Nápoli, a la Europa League.

En un partido al borde del infarto, el Liverpool acabó con las opciones de un Nápoli que acarició el éxito al final, pero que no lo mereció y que no acabó antes en la lona por las incontables ocasiones falladas por los de Jürgen Klopp.

Los napolitanos no se amilanaron. Salieron con carácter y le pelearon la pelota al Liverpool, que necesitó veinte minutos para asentarse definitivamente en el partido.

El que más ganas tenía, Salah, erró una clarísima ocasión de gol a centro de Andy Robertson dentro del área. Los de Carlo Ancelotti respondieron con un remate rozando la escuadra de Marek Hamsik.

Confluyeron en el campo dos equipos con muchísima raza, muy bien formados y sin miedo. Como demostró Van Dijk casi partiendo un tobillo a Dries Mertens en una durísima entrada que el árbitro dejó en tarjeta amarilla.

El Liverpool se había quitado ya los nervios y recordó sus tareas como actual subcampeón. Le invalidaron un gol por claro fuera de juego de Mané y Salah, que ya había desperdiciado una oportunidad de marcar, ejerció de correcaminos y de bailarina en el área para danzar entre la defensa italiana y hacer el primer gol.

Se fue por fuerza de un primer defensa en la frontal, dejó tirado a Koulibaly en carrera y definió al primer palo, engañando a David Ospina. El resultado metía al Liverpool y mandaba a la Liga Europa al Nápoli, que salió con intención de revertir la situación tras el descanso.

El duelo de Anfield se convirtió en un partido en el que los centrocampistas dejaron de existir y el partido viraba de un área a la otra, pero sin que los napolitanos inquietaran en exceso a Alisson. El empate infundía más miedo por lo que podía significar que por lo que ocurría en el campo.

A medida que pasaban los minutos, la imagen de ambos conjuntos se desvaneció y comenzaron a aflorar los nervios y la precipitación. Entre esa maraña de emociones, solo Van Dijk permanecía con la misma seriedad que en el minuto uno.

Rechazaba balones por doquier, se lanzaba al ataque y desde una posición privilegiada observó cómo Salah falló una clarísima ocasión de gol paralelo al arco de Ospina, cómo el colombiano le sacó un mano a mano al egipcio con quince minutos por delante y cómo Mané no acertó a empujar el segundo en un contraataque hilvanado por Firmino.

Cuando el partido ya era un ida y vuelta y el corazón reinaba por encima del fútbol, Callejón pudo dar vida al Nápoli en un centro lateral, pero, sin esperar el fallo de su marcador, envió la pelota por encima del marco del Liverpool.

Aún le quedaba por perdonar al equipo inglés y Salah le regaló un gol a Mané, a tres minutos del final. Desde el área pequeña, el senegalés erró incomprensiblemente al tiempo que Anfield cantó 'gol'.

El Liverpool apenas había sufrido, hasta que, en el minuto 92, un balón le cayó a Lorenzo Insigne en el área pequeña, le pegó a bocajarro y Alisson, lanzándose con todo, despejó el balón con un costado, evitando la eliminación y enviando al Liverpol a octavos de final como segundo de grupo por detrás del PSG.

 

Revive las incidencias del partido aquí 

PREVIA

El representante inglés y el italiano son dos del septeto de candidatos que completan el París Saint Germain, de su mismo grupo, el Lyon, el Shakhtar Donetsk, el Inter y el Tottenham.

La última jornada de la principal competición europea de clubes define esta semana el cartel de las eliminatorias. El Real MadridBarcelona y el Porto, con el primer puesto asegurado, junto al Atlético Madrid, el Ajax, el Bayern Múnich, el Borussia Dortmund, el Juventus, el Manchester City, el Manchester United, el Roma y el Schalke, están ya clasificados.

Pero la fecha final de la fase de grupos tiene que definir, también, los clubes que jugarán en la Liga Europa, como terceros clasificados y, por lo tanto, se mantendrán en una competición continental.

Esta situación está garantizada, pase lo que pase el martes y el miércoles próximo, para el Valencia, el Benfica y el Club Brujas. Y aún cuentan con opciones el CSKA Moscú, el Estrella Roja, el Galatasaray, el Hoffenheim, el Lokomotiv Moscú y el Viktoria Plzen.

Pero es el Grupo C, catalogado desde el principio como el 'de la muerte' en el que está todo por definir. El Nápoli, PSG y el Liverpool saldrán, sin margen de error, por las dos plazas de dieciseisavos. Los tres dependen de sí mismo.

El Liverpool recibe al Nápoli, el equipo de Jurgen Klopp, vigente subcampeón, que se dejó en el Parque de los Príncipes en la pasada jornada gran parte de sus posibilidades, tiene que lograr los tres puntos. No le vale el empate al conjunto inglés, superado en la tabla por los otros dos aspirantes.

Al equipo italiano, sin embargo, le sirve con un empate para superar la fase de grupos. El PSG visita al Estrella Roja, que aún hace cálculos para terminar tercero y jugar la Liga Europa.

Un triple empate beneficia al Liverpool, que acabaría primero del cuarteto por los resultados obtenidos entre los tres. El otro clasificado, en este caso, dependerá del marcador de Anfield.

EFE