Actualización: Mar, 18 / Feb / 2020 5:01 pm
Futbolperuano.com Lima Lun, 17 / Feb / 2020 2:14 pm

Atlético de Madrid vs Liverpool 1-0 por octavos de final de la Champions League

El Atlético de Madrid venció a Liverpool en el Wanda Metropolitano de España por los octavos de final de la Champions League.

Atlético de Madrid vs Liverpool (FOTO: EFE)
Atlético de Madrid vs Liverpool (FOTO: EFE)

 El Atlético de Madrid resurgió con ímpetu, se rebeló contra los pronósticos y doblegó 1-0 al Liverpool en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, un ejercicio de determinación contra el actual campeón de Europa y con un gol de Saúl Ñíguez para agitar una eliminatoria tremenda.

Aún queda la visita definitiva a Anfield, el próximo 11 de marzo, pero el Wanda Metropolitano relanzó al conjunto rojiblanco con una fuerza imprevista, no sólo capaz de repeler casi cada ataque del mejor equipo del momento, sino de hacerle daño también en el otro área y de derrotarle con merecimiento... Y con ocasiones para más.

Nadie contaba con el Atlético... Menos el Atlético. Cuanto más gigantesco parece el desafío, cuanto más en su contra siente todo, ante la eliminatoria en la que se presuponía con más inferioridad que nunca en la era Simeone, en el momento también más incierto de estos ocho años, surge de nuevo un equipo que no entiende de lógica.

Todo lo objetivo estaba en su contra. Pero entre el temible e imponente recorrido este curso del Liverpool, el actual campeón de Europa, y frente al pesimismo que rodeaba al duelo desde el mismo momento que salió el sorteo contrapuso su inconformismo y la memoria de un equipo que jugó para ganar la Liga de Campeones no hace mucho.

Desde sus trazos más reconocibles de entonces, desde el manejo que tiene de los espacios defensivos, desde la capacidad a veces conmovedora que tiene para sufrir, desde la rigurosidad táctica que lo hicieron inabordable para tantos y tantos equipos -el Liverpool no exigió ni una sola parada de Jan Oblak, aunque sí remató fuera- y desde una voracidad ofensiva desconocida en la actual temporada.

Sin el balón casi siempre, el partido que planteó le salió prácticamente perfecto. Desde la puesta en escena. Ni siquiera en el mejor encuentro imaginado, el Atlético habría marcado tan pronto como este martes. A los tres minutos y 46 segundos, por medio de Saúl, que empujó el gol frente a Alisson, tras un saque de esquina y un rechace hacia atrás de Fabinho. Un dato en el área: había cuatro atléticos para rematar y ocho rivales para defender.

A ello contribuyó, quizá, la distensión con la que entró al partido el Liverpool; una concesión inasumible cuando enfrente está el Atlético, sea cual sea su momento. Despertó después, encomendado a la velocidad de Robertson por el lateral izquierdo; a posesiones tan largas como ineficaces, sin un solo daño en el marco de Oblak, protegido por una defensa inexpugnable, liderada por Felipe.

No necesitó ninguna parada el guardameta ni en el primer tiempo ni en todo el choque, incluso cuando se sintió más encerrado; al contrario que Alisson, porque, entre tal panorama, el Atlético también fue mucho más incisivo cuando acertaba a salir de la presión contraria. De no ser por el portero brasileño, por ejemplo, Morata habría anotado el 2-0. Cada vez que atacó el equipo rojiblanco, hubo sensación de amenaza.

No la demostró la ofensiva del Liverpool hasta el segundo tiempo, cuando aún apretó más el acelerador, cuando arrinconó al Atlético con una convicción que no había tenido antes, cuando Mohamed Salah apareció con más constancia, porque se alejó del foco de Felipe, y cuando cabeceó fuera un buen servicio de Joe Gómez.

Pero hasta en ese tramo, en esos minutos de agobio, que tampoco fueron demasiados, se rehizo este martes el Atlético en cuanto alejó al conjunto inglés de su área, tanto como para que de nuevo fuera el partido que quería el conjunto rojiblanco y como para disponer de una nueva ocasión clarísima que no remachó Morata, a pase de un fenomenal Lodi, que rozó también el 2-0 desde lejos.

Fue el último servicio del delantero, desfondado, cambiado por Vitolo -el segundo reemplazo del Atlético tras la sustitución de Lemar por Llorente en el descanso- para proseguir con la batalla que aún quedaba por delante, con Digo Costa reaparecido sobre el terreno tres meses después, entre el filo del empate o del segundo gol del equipo rojiblanco, que resurge rumbo a un duelo decisivo en Anfield.

- Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Felipe, Lodi; Koke, Thomas, Saúl, Lemar (Llorente, m. 46); Correa (Diego Costa, m. 76) y Morata (Vitolo, m. 70).

0 - Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Van Dijk, Gomez, Robertson; Henderson (Milner, m. 80), Fabinho, Wijnaldum; Salah (Oxlade Chamberlain, m. 72), Firmino y Mané (Origi, m. 46).

Gol: 1-0, m. 4: Saúl.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó al local Correa (m. 45) y a los visitantes Mane (m. 40) y Joe Gómez (m. 58).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 68.000 espectadores. EFE

PREVIA DEL PARTIDO

Nunca en toda la era Diego Simeone ha afrontado una eliminatoria con los pronósticos tan en contra del Atlético de Madrid, que desafía este martes desde las 15:00 hora peruana (20:00 horas GMT) al Liverpool, el actual campeón de Europa, y que compite contra todo en los octavos de final de la Champions League, en el Wanda Metropolitano y con Diego Costa, previsiblemente, de vuelta a la acción.

SIGUE EL ENCUENTRO AQUÍ

No hay ningún dato objetivo esta temporada que discuta el papel de favorito del duelo del equipo inglés; imponente en su campeonato -con una colección de 25 victorias, un empate y cero derrotas-, temible por extensión en Europa -fue líder de grupo con 13 de 18 puntos- y con la vuelta en su territorio, Anfield, el 11 de marzo.

Es imposible elegir un instante del Liverpool a lo largo de los últimos meses y decir "llegan en el mejor momento". El equipo de Jürgen Klopp ha elevado el techo futbolístico en Europa e Inglaterra y bate récords, apisona y destroza rivales a su gusto, con una facilidad que asusta y que hace presagiar un dominio mundial.

Desde hace semanas tiene la Liga atada, la primera en treinta años. Era la prioridad de la temporada, la Premier, por lo que la 'Champions', de la que es el actual campeón, pasaba a un plano secundario, pero el paseo triunfal que ha resultado el campeonato doméstico ha vuelto a poner en el punto de mira el doblete.

El mayor miedo de un equipo llamado a hacer historia eran los problemas físicos, pero ni siquiera esos están mermando a la plantilla. Sadio Mané se lesionó muscularmente y estuvo fuera tres semanas, coincidiendo dos de ellas con el parón invernal. El resto están todos disponibles, a excepción de Xherdan Shaqiri.

Tampoco la carga de partidos ha dañado al equipo. Klopp ha rotado lo suficiente, tiró la Copa de la Liga y dejó la FA Cup para los canteranos, con la buena (o mala) suerte de haber pasado dos rondas con ellos. De este modo, en los últimos 17 días, el Liverpool sólo ha disputado un encuentro con sus jugadores habituales.

Llegan frescos, con ganas, como los vigentes campeones y a un Wanda Metropolitano que ya los coronó como reyes de Europa hace unos meses. Buscan extender su legado. Y con una plantilla formidable; línea por línea, jugador por jugador y partido a partido.

A las órdenes de Jurgen Klopp están el fenomenal portero Alisson, el extraordinario defensa Virgil Van Dijk, los trepidantes laterales Trent Alexander Arnold y Andrew Robertson, el comodín James Milner, el capitán Jordan Henderson, los centrocampistas Fabinho y Georginio Wijnaldum, y, sobre todo, los desbordantes delanteros Sadio Mané, Firmino y Mohamed Salah. Entre los tres suman 44 goles este curso.

Más que todo el Atlético (37 en 33 partidos oficiales), que no ha ganado ni la mitad de los duelos que su rival (15 de 33 choques), pero que no entiende ni de lógica ni de favoritos ni de nada más allá de lo que se demuestra sobre el terreno, capaz en más de una ocasión de transformar lo imprevisible en una realidad indudable, más aún desde que lo dirige Diego Simeone, con el que ha alcanzado cotas impensables, incluso más complejas, que eliminar al Liverpool.

En un momento diferente en su temporada, con menos certezas en todos los sentidos y con un triunfo en los últimos siete encuentros oficiales, surge un reto de enorme dimensión, que dispara la exigencia de un grupo por debajo de las expectativas, pero también con un indudable potencial, desde la portería hasta al ataque.

Necesita competitividad, ambición, rebeldía, fe, determinación, carácter, concentración, intensidad, rigor táctico, pegada ofensiva... En suma, un partido y unas características de altísimo nivel, que reconocía no hace mucho y que hoy parecen casi ajenas, para desarmar a uno de los peores rivales posibles en la actualidad.

El Atlético, que sólo ha perdido dos de sus 33 choques como local en la Liga de Campeones de la era Simeone, se ha rearmado por su primer tiempo contra el Valencia y porque va recuperando efectivos; de las ocho bajas que sufrió hace semana y media ante el Granada a las que tres que padece contra el Liverpool: Joao Félix, Héctor Herrera y Kieran Trippier, que siguen con su puesta a punto.

El resto están listos, incluido Diego Costa, que ya se entrena con el grupo desde hace dos semanas, que no ha jugado ninguno de los últimos 16 encuentros por la operación de la hernia discal cervical a la que fue sometido el pasado 21 de noviembre y que está ya solo pendiente del alta médica para volver de inmediato a la competición.

Previsiblemente lo hará este mismo martes, bien desde el once o bien desde el banquillo. No ha dado ninguna pista Simeone sobre la configuración de la alineación. No ha probado nada, aunque no variará mucho de la base que ha empleado en los últimos duelos, con Álvaro Morata de vuelta al once en el ataque tras tres encuentros.

A su lado estarán Ángel Correa o Víctor Machín, 'Vitolo'. O incluso Diego Costa. Es una de las dudas del equipo titular. Hay más: el lateral izquierdo, entre Renan Lodi o Saúl Ñíguez, y uno de los dos puestos en el centro de la defensa, entre José María Giménez, tras un mes y una semana sin competir, o Stefan Savic.

En el resto de posiciones, Jan Oblak es indiscutible en la portería, igual que Felipe Monteiro en el centro de la zaga, Koke Resurrección y Thomas Partey en el medio campo y Saúl Ñíguez ya sea en esa línea o en el lateral zurdo. También se espera en el once a Marcos Llorente, que crece cada partido en la alineación inicial en el interior derecho, y Santiago Arias, como lateral diestro.

Alineaciones probables:

  • Atlético de Madrid: Oblak; Arias, Savic o Giménez, Felipe, Lodi; Llorente, Koke, Thomas, Saúl; Correa o Diego Costa y Morata.
  • Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Van Dijk, Gomez, Robertson; Henderson, Fabinho, Wijnaldum; Salah, Mané y Firmino.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia).

Estadio: Wanda Metropolitano.

Hora: 15:00 hora peruana (20:00 horas GMT) EFE