Eurocopa 2021 (Euro 2020)

Por: Agencia EFE • Futbolperuano.com

España igualó 1-1 con Polonia y complica su clasificación a octavos de final de la Eurocopa 2021

España no pudo con Polonia y con un penal errado a los 58 minutos, complica su clasificación a la siguiente instancia.

Actualización
España igualó con Polonia por la fecha 2 de la Eurocopa 2021. Foto: EFE
España igualó con Polonia por la fecha 2 de la Eurocopa 2021. Foto: EFE

España no pudo con Polonia y con un penal errado a los 58 minutos, complica su clasificación a la siguiente instancia.

La importancia en un gran torneo de una figura como Robert Lewandowski y la ausencia de un referente en España, blanda en el gol recibido y que perdonó un penalti, depararon el segundo empate consecutivo ante Polonia que deja el Grupo E abierto y a la Roja obligada a ganar a Eslovaquia en la última jornada de la Eurocopa 2021 para no depender de nadie.

A esta selección española le falta jerarquía y experiencia en un grupo de futbolistas que no encuentran respuestas ante la presión. Cuando aparecía la contundencia que faltó en el debut y con el factor fortuna de su lado con el segundo poste salvador, dejó escapar la ventaja en el marcador y el triunfo que tanto necesitaba, despejar las dudas y quitarse de encima los nervios de un grupo joven que no crece en la competición ni aleja las incertidumbres.

El paso al frente hacia octavos de final pasaba por el triunfo ante Polonia. El camino hacia él lo conocían, repetir la personalidad con balón pero añadir mayor profundidad y, sobre todo, acierto. Los 17 remates sin gol ante Suecia se rebajaron cuando Morata apareció para saldar deudas. Desde la madurez con la que ha afrontado una situación incómoda que en el pasado le habría pasado factura psicológica.

España demanda jugadores determinantes y ahí aparece Morata, acariciando la historia de convertirse en el delantero español con más goles en Eurocopas. Por delante de leyendas. Luis Enrique le buscó un nuevo socio en ataque con la entrada de Gerard Moreno. El único cambio del once. Tan tirado a banda que, por momentos se le veía incómodo sin la velocidad del extremo o lanzando centros que está acostumbrado a rematar, pero en una posición en la que fue decisivo.

A los 26 minutos recibió el balón, encaró hacia dentro y sacó un disparo que mandó a la red Morata, adelantándose a su marcaje y necesitando de VAR para la confirmación de su posición. Su celebración, buscando a Luis Enrique, fue el agradecimiento a la defensa a ultranza del seleccionador de un jugador que necesita en su mejor versión. Alejado de las inseguridades que provocaron los incomprensibles silbidos del primer día.

Y, la verdad, es que España merecía menos el gol que ante Suecia. Había llegado menos ante una Polonia con defensa de cinco que sorprendió de inicio con su presión alta. A los de Luis Enrique le venía bien la valentía de un rival al que una derrota les mandaba a casa, y con espacios encuentran el mejor escenario para añadir profundidad a su fútbol. El exceso de ganas de brillar provocó un derribo de Morata dentro del área sobre Zielinski y un latigazo de Klich a la parte alta de la red sirvió de aviso.

La confianza regresaría desde la posesión, el físico de Marcos Llorente y sus conexiones con Gerard Moreno, las apariciones de Pedri, tan voluntarioso en el ofrecimiento como conservador en un juego al que debe meter mayor riesgo en el pase. Los nervios los quitaba de encima Dani Olmo con el primer disparo a puerta.

Luis Enrique pedía abrir el campo ante una defensa poblada. Las subidas de los laterales ganaban tanta importancia como el repliegue en el que exhibía físico España. Así perdonaba Rodri un balón muerto tras un rechace cuando Polonia se iba encerrando por el empuje hasta ser castigada. Lo acarició de falta Gerard y lo inventó en el gol.

En un nuevo escenario, con ventaja en el marcador, debía demostrar España el poso con un grupo en el que doce de sus jugadores debutaron el primer día. En el polo opuesto aparece un futbolista de la magnitud de Lewandowski. Apareció para dejar claro que el partido no estaba acabado, poniendo un pase a Swiderski que sorprendió a Unai, lento en la salida.

De nuevo aliado con la madera el portero español, cuando Swiderski castigó una mala salida de balón con un disparo seco que repelió la madera antes de la primera parada de nivel de Unai Simón en el torneo. Ante Lewandowski, haciéndose grande en el mano a mano para sacar el disparo con el cuerpo.

Antes de la irrupción de las dudas pudo sentenciar España cuando Gerard Moreno se adelantó a un centro de Jordi Alba pero estrelló su remate en el lateral de la red. Faltó experiencia para manejar el partido en el segundo acto y sobraron nervios cuando todo se torció.

No podía ser otro que Lewandowski. Pocos nueves son tan influyentes en un partido como el punta polaco que se comió a Laporte para sacar oro de un centro desde el costado derecho. No atacó el balón el central, blando ante el toque del 'matador' para desestabilizarlo antes de impactar un testarazo imparable.

La oportunidad de levantarse le llegó rápido a España y la desaprovechó. Nació de un pisotón de Moder a Gerard Moreno dentro del área, tras haber lanzado un centro sin rematador. Con el VAR entrando de nuevo en escena. El máximo goleador español de la temporada estrellaba su disparo en el poste y Morata regresaba a su versión de fallar lo que un delantero nunca debe perdonar. El rechace, con todo para marcar, no consiguió colocarlo dentro de la portería rival.

Se iniciaba una pelea contra el rival, su dureza y el cronómetro. Los cambios de Luis Enrique aumentaban la verticalidad pero el nerviosismo se iba apoderando del equipo según se acercaba el final. Szczesny sacaba un disparo cruzado de Morata que se vació en el campo, se peleó con todos buscando el tanto del triunfo que no llegó. Lo tuvo cuando Sarabia le dejó muerto un pase de Jordi Alba y no superó al portero en su mano a mano. Polonia celebró seguir con vida en el torneo y España, con sabor de derrota, se jugará todo ante Eslovaquia con el regreso de lo que más le falta, la experiencia representada en Sergio Busquets.

Previa del partido:

EFE.- España vs Polonia se enfrentan este sábado 19 de junio a las 14:00 hora peruana (19:00 horas GMT) por la fecha 2 del grupo E de la Eurocopa 2021. Dicho compromiso se llevará a cabo en el Estadio La Cartuja. Revive el España vs Polonia AQUÍ

Puedes seguir el partido por la fecha 2 del grupo E de la Eurocopa 2021 en vivo por DirecTV Sports, en el canal 610 y 1610 HD de DirecTV. No hay ya casi margen de error para España, que recupera a Sergio Busquets, ni mucho menos para Polonia ni para Robert Lewandowski, el goleador más grande del curso y la amenaza este sábado para la selección española, necesitada de goles, triunfos y determinación frente a la presión y la inquietud que promueven su único punto hasta ahora por el 0-0 contra Suecia.

Una encrucijada con tan sólo un partido disputado por los chicos de Luis Enrique Martínez, cuya perspectiva en la última jornada depende invariablemente del resultado de este sábado. Aunque el triunfo no sea indispensable para sostener su ambición de alcanzar los octavos, sí lo es para su pretensión de ser primera de grupo.

La obliga el 0-0 del pasado lunes contra Suecia, con la polémica del césped lento y seco que mermó la velocidad de circulación de España en el estadio de La Cartuja de Sevilla, donde vuelve cinco días después, como difundió el técnico y algún futbolista al término del encuentro, pero sobre todo con una indudable causa-efecto: sin gol es imposible ganar. Y España tiene un problema evidente ahí, personificado en Álvaro Morata, señalado de nuevo por los pitos de un sector del público que lo ponen en el foco. Otra vez.

Pero no es un asunto exclusivo del delantero madrileño, que falló la ocasión que lo podría haber cambiado todo en el minuto 37, sino colectivo. Tampoco acertó Koke Resurrección. Ni Dani Olmo ni Gerard Moreno, que surge ahora como posible novedad en la alineación. Si alguien tiene gol este curso es él. Ha marcado 32 esta temporada.

Ante Suecia fueron 17 remates, cinco a portería y cero goles. Mientras no mejore en ese apartado, todo lo demás será insustancial: su cantidad inigualable de pases en la primera jornada, su dominio absoluto de la posesión y sus 80 ataques propuestos a los que les urge más verticalidad, profundidad y, sobre todo, contundencia.

Porque, entre esos datos, a España le faltó aún mucho para ser lo que pretende, no sólo en ataque o en su presión, su mecanismo más afinado, sino también en defensa: sus centrales evidenciaron vulnerabilidad en varios duelos, hasta el punto de que el poste y una pifia evitaron un daño mayor sobre la portería de Unai Simón.

El portero del Athletic Club, el titular en los ocho últimos partidos de Luis Enrique, no se moverá del once, cuya configuración de nuevo es impredecible, pero tampoco se intuyen demasiados cambios, como mucho tres, si es que alcanza esa cifra la nueva alineación que proponga el técnico asturiano frente a Polonia.

En él se espera a Morata, por mucha pelea que haya sostenido en los últimos duelos con el gol. Y quizá haya sitio para Gerard Moreno, en la banda derecha, o Pablo Sarabia, en la izquierda. O sólo para uno o para ninguno de los dos, teniendo en cuenta que Ferrán Torres es un jugador hasta ahora casi fijo para Luis Enrique.

Ya está disponible Sergio Busquets, pero, reincorporado este mismo viernes después de una PCR negativa, parece muy precipitado su vuelta directa al once titular después de dos semanas sin entrenarse con el grupo, con lo que Rodrigo Hernández apunta al medio centro, junto a Koke Resurrección. El otro puesto de interior ofrece varias posibilidades, desde Pedri hasta Dani Olmo, pasando por Fabián Ruiz.

No se prevén cambios en los laterales, con Marcos Llorente por la derecha y Jordi Alba por la izquierda, ni quizá tampoco en el centro de la defensa, con Aymeric Laporte y Pau Torres, aunque Eric García también aparece como una opción si opta por retocar sus centrales.

Enfrente, Polonia, contra las cuerdas después de perder 1-2 ante Eslovaquia en su estreno, se enfrenta a un encuentro de tensión máxima tras varios días envuelto en críticas por la mala actuación de sus jugadores. Pocos se han librado, desde su seleccionador, Paulo Sousa, hasta su jugador franquicia, Robert Lewandowski.

La imagen que mostró frente a Eslovaquia fue la de un equipo inconsistente, romo, gris, sin ideas y muy predecible que se vino a pique en cuanto sufrió algún contratiempo. Su inicio no pudo ser peor, derrotado por la que, a priori, era la selección más floja de todo el grupo.

A Paulo Sousa, cuestionado desde muchos ámbitos, tuvo que defenderle el presidente de la Asociación Polaca de Fútbol, Zbigniew Boniek, que este jueves confirmó que seguirá en el cargo aunque pierda frente a España. A Lewandowski no le ayudó nadie, sólo escuchó críticas desde sectores de la prensa y de la hinchada de su país por una razón: solo ha marcado dos tantos en los diez partidos que ha disputado en una gran competición internacional con Polonia.

Tampoco salió bien parado Grzegorz Krychowiak, que no podrá jugar en La Cartuja tras ver dos cartulinas amarillas contra Eslovaquia. Fue otro de los damnificados del primer duelo. Con 1-1 en el marcador y con Polonia volcada hacia la victoria, fue expulsado a falta de media hora por una acción absurda que dejó en inferioridad numérica a sus compañeros.

El exjugador del Sevilla, después, reconoció su culpabilidad y pidió perdón, pero dejará un hueco en el centro del campo que será ocupado, si no hay sorpresas, por Jakub Moder, una joven promesa del fútbol polaco con buen manejo de balón y buena llegada que ha despuntado los dos últimos cursos en el Lech Poznan y el Brighton.

Sí seguirá en el once de Polonia el portero Wojciech Szczesny, el cuarto señalado tras meterse un gol en propia meta. La lluvia de críticas hacia el meta del Juventus ha sido torrencial y no saldrá de la alineación porque su sustituto, Wojciech Fabianski, sufre una lesión muscular.

Con ese ambiente en contra, Polonia intentará sumar tres puntos que alivien sus penas y, sobre todo, que mantengan sus opciones de jugar los octavos de final. Por lo menos, un par de hombres pelearán con alegría: el lateral zurdo Maciej Rybus y el medio Karol Linetty, las dos únicas buenas noticias por su gran partido ante Eslovaquia que se mantendrán en el once para empujar hacia la victoria.

Artículos Relacionados

+ Artículos