Actualización: Mié, 11 / Mar / 2020 5:48 pm
Futbolperuano.com Lima Mar, 10 / Mar / 2020 8:31 pm

Atlético de Madrid eliminó al Liverpool de la Champions League

Marcos Llorente se convirtió en héroe del conjunto madrileño en su hazaña en Anfield. 
 

Atlético eliminó al Liverpool (Foto: EFE)
Atlético eliminó al Liverpool (Foto: EFE)

Con un Jan Oblak inconmensurable, un trágico error de Adrián San Miguel y un doblete de Marcos Llorente, el Atlético de Madrid aguantó la adrenalina de un eléctrico Anfield (2-3) para pasar en la prórroga y ante el último campeón, el Liverpool, a los cuartos de final de la Champions League.

Llorente, con los tantos ya en el marcador de Georginio Wijnaldum y Roberto Firmino, aprovechó un terrible fallo de Adrián y una contra perfectamente ejecutada para inclinar la eliminatoria a favor de los españoles después de 97 minutos de puro sufrimiento ante la afición inglesa.

No presentó ésta nada nuevo sobre el césped respecto a lo visto el año pasado ante el Barcelona; sólo quizá la fuerte lluvia caída sobre el campo, que ya estaba mojado, porque el propio Liverpool lo había regado antes de comenzar.

Esto favorecía la fluidez de pases de los de Klopp, pero también los errores. Al minuto de juego, apareció Joao Felix, se aprovechó de la lentitud de la defensa 'red' y filtró un pase para que Costa, lento, controlase y lanzase una fogonazo a la izquierda de Adrián San Miguel.

Durante ese instante y la primera media hora de juego, el Atlético desapareció. Entró en juego el miedo escénico de Anfield y la incapacidad de los rojiblancos de dar tres pases seguidos. El Liverpool estaba a gusto, pero se encontraba con una defensa de cinco en ataque, al ayudar Correa en el lateral de Robertson. Los centros laterales y frontales eran un caramelito para Savic y Felipe, pero solo por inercia el Liverpool llegaba.

Cabezazo de Firmino que atrapaba Oblak, remate arriba de Salah, Mané desde fuera del área para que Oblak parase en dos tiempos. Era el arquero el que mantenía al Atleti y Felipe el que casi levantó a los aficionados de sus asientos con un remate de cabeza en un córner que se marchó lamiendo el primer poste.

Media hora le costó al Atlético entrar al partido y darse cuenta de que en muchas ocasiones la presión inglesa era fruto de la adrenalina del escenario. Que era desordenada y podían romperla con tres pases.

Saúl y Koke le dieron un poco de calma en el medio, pero ahí llegó el cuchillazo del Liverpool. Oxlade-Chamberlain se abrió hueco, ganó línea de fondo y sacó un centro que Wijnaldum, en un 'dejavú' del partido del año pasado contra el Barcelona, cabeceó picado a las redes de Oblak.

El descanso, lejos de beneficiar a los del Cholo, estuvi a punto de noquearlos y el Liverpool disfrutó de 15 minutos de total arrase, manteniéndose en la eliminatoria por Oblak.

Una contra, en la que Joao Felix se plantó solo en la frontal y su disparo lo sacó Adrián, mandó el aviso de que el Atleti también estaba. Pero aunque Saúl pedía a los suyos que salieran de la cueva, no había manera de deshacerse del atenazamiento.

Mientras, Anfield cantaba un gol que nunca sucedió porque un cabezazo de Robertson, a dos metros de la portería se estrelló en el larguero, y porque un remate de Alexander-Arnold desde la frontal fue anulado con una 'palomita' de Oblak.

El Liverpool estaba usando una estrategia de tierra quemada, dándolo todo, sin pensar en una prórroga que estaba muy cerca. Lanzándose sin conocimiento a la meta de Oblak, lo que estuvo a punto de costarles el partido. En el último minuto, Alexander-Arnold se vio obligado a hacer una falta sobre Joao Félix, la colgó el Atleti y la mandó para dentro Saúl, pero el banderín estaba arriba, por fuera de juego.

El segundo del Liverpool estuvo a punto de llegar antes en las botas de Salah, en un eslalón maravilloso; y en dos chilenas de Mané, pero con el 1-0 al final del tiempo reglamentario se llegó a la prórroga.

Si el Atlético, pasadas las diez de la noche en Inglaterra, seguía vivo, era por el eslovaco, que se lució en el tiempo extra negándole el gol a Wijnaldum.

Pero poco pudo hacer en la siguiente, otra vez los laterales ganaban la partida. Alexander-Arnold puso un centro templado, Firmino se elevó solo, se encontró con la madera de primeras, pero el rechace le cayó muerto al pie para colocar el 2-0.

Fue un jarro de agua fría que arreglaría Adrián. El portero español se equivocó en una salida de balón, le regaló el cuero a Joao Félix, este se lo dio a Marcos Llorente y el medio alojó la pelota en una esquina.

Iba a ser su noche. Llorente en un contraataque llevado a la perfección por Morata sentenció el choque con un enorme disparo desde fuera del área.

Hasta Oblak subió a celebrar el tanto que coronaba al Atlético en cuartos, en frente de una grada 'The Kop' que no se creía que las infinitas remontadas que siempre habían visto, esta vez se la habían infligido a ellos.

Con los aficionados marchándose de Anfield, Morata dio la última estocada, en un contraataque, saliendo victorioso el Atlético de Inglaterra y con los dos pies en cuartos de final. EFE

PREVIA:

Alineaciones confirmadas:

Liverpool:

Atlético de Madrid:

No hay líder más reconocible en el actual Atlético de Madrid que el argentino Diego Simeone, que dirige este miércoles el asalto del conjunto rojiblanco a los cuartos de final de la Champions League tres años después en Anfield, un estadio legendario, que intimida tanto o más que su equipo local, el Liverpool, y al que llega con una ventaja mínima (1-0) del Metropolitano; aún sólo media hazaña, a la que le queda la parte más compleja.

El desafío todavía es gigantesco para el Atlético y para su técnico, al que se dirigen todas las miradas: ¿Cuál será la propuesta? ¿Qué once alineará? ¿Habrá sorpresa en la alineación? ¿Morata o Diego Costa? ¿Marcos Llorente o Correa? ¿Presión alta o repliegue intensivo? ¿Salida potente o a la expectativa? En Turín, hace un año, fue un equipo irreconocible, que cayó por 3-0. En Múnich, en 2016, resurgió para alcanzar la final con una derrota por 2-1 ante el Bayern. En Londres, en 2014, goleó 1-3 para llegar al duelo decisivo del torneo.

Hay ejemplos suficientes para pensar en el éxito. También, el más reciente, para el fiasco o el aprendizaje de un equipo que ha cambiado mucho desde entonces a ahora y que ya demostró su capacidad para doblegar a cualquiera en el duelo de ida en el Wanda Metropolitano: un 1-0 y una rebelión feroz contra los pronósticos por la que el Atlético vuelve a creer en que todo es posible frente al actual campeón de Europa, aunque la vuelta amplifica el reto hasta límites desconocidos.

Necesita gol el Atlético. "Tenemos que intentar marcar", decía Saúl Ñíguez en la víspera. Un tanto dispara las posibilidades del equipo rojiblanco, porque exige tres de su adversario para eliminarlo, con todo lo que eso supone contra un rival como el conjunto que dirige Simeone, por mucho que la actual temporada esté tan alejada del nivel que se presuponía al equipo en verano, cuando era un aspirante a todo que ahora sólo sobrevive en la Liga de Campeones y en la pugna liguera por el tercer puesto.

Invicto en sus seis últimos compromisos, con marcadores válidos como mínimo para alcanzar la prórroga en 35 de sus 37 resultados de toda la temporada, su rendimiento como visitante está bajo sospecha: de sus 17 encuentros en terreno rival entre todas las competiciones, sin contar la Supercopa de España en campo neutral en Arabia Saudí, venció nada más cuatro, igualó siete y perdió seis, con 14 goles a favor y 17 en contra.

Simeone ya vislumbra, a la vez, el momento de disponer de todos sus efectivos, sin sanciones ni lesiones, por primera vez en toda la temporada para armar un once y una convocatoria. Quizá este miércoles. Está pendiente de Álvaro Morata, duda por un golpe en el muslo; Renan Lodi, que arrastra unas molestias musculares, aunque se le espera en el once titular; y Thomas Lemar, recién restablecido de una baja de tres semanas por una lesión muscular. El técnico ha viajado con todos los futbolistas del primer equipo, 23, a Liverpool para el duelo.

No ha dado pistas sobre el once. Y hay algunas incógnitas. Una en el ataque: Morata o Diego Costa, que aún no ha sido titular desde su vuelta a la competición -precisamente en el choque de ida- después de tres meses fuera por una hernia discal cervical. A Joao Félix, goleador dos veces en los últimos tres partidos, también se le espera en el once titular. Otra combinación, menos probable, podría ser Morata y Diego Costa arriba y Joao en una banda.

En el medio del campo hay tres nombres fijos: Koke Resurrección, Thomas Partey -vuelve al once tras cumplir sanción ante el Sevilla- y Saúl Ñíguez. Falta un cuarto, si Joao juega arriba. Ahí, Ángel Correa -más desborde y más ataque- o Marcos Llorente -más presión y más recuperación- son los que aparentemente tienen más opciones de jugar.

En la defensa, contando con la probable titularidad de Lodi, tras su ausencia ante el Sevilla, son indiscutibles tanto Kieran Trippier, en el lateral derecho, como Felipe Monteiro, en el centro de la defensa. También lo parece Savic, el titular en los últimos ocho encuentros. La alternativa sería José María Giménez, que no ha jugado ninguno de los últimos diez choques, incluidos los cinco más recientes ya recuperado de su lesión. Y la portería es para Jan Oblak, una de las piezas más determinantes para el éxito de la eliminatoria que concluye en Anfield...

Y empezó en el Metropolitano. Allí cayó la invencibilidad del Liverpool mostrada durante prácticamente toda la temporada y desde entonces los ingleses no han recuperado el aura de perfección. Aquel tropiezo en Madrid les ha dejado secuelas. Cedieron ante el Watford en Premier League, su primera derrota de la liga, y se fueron a casa en la FA Cup contra el Chelsea, aunque con un once con muchos suplentes. Además, vencieron con muchos apuros y por la mínima a equipos que luchan por el descenso como West Ham United y Bournemouth.

No parece terminar de salir el sol en Anfield y el Liverpool atraviesa su primer bache de la temporada en el peor momento, cuando les toca levantar un 1-0 ante uno de los equipos más correosos del mundo.

Lo harán, además, con bajas de renombre, como la de Alisson Becker en la portería. El portero brasileño, vital en el crecimiento del equipo desde la final de Kiev en 2018, sufre una lesión muscular y no estará contra el Atlético, dejando la titularidad en manos de Adrián San Miguel. A esto se suma la duda del capitán Jordan Henderson por un problema en los isquiotibiales.

Quien sí se recuperará a tiempo será Andy Robertson, ausente este fin de semana en la Premier. Pero las bajas no pueden ser un motivo de esperanza para el Atlético. Ya el año pasado contra el Barcelona y un marcador mucho peor (3-0) no contaron con Roberto Firmino y Mohamed Salah y eso no les impidió meterle cuatro a los blaugrana y apartarlos de la final de Madrid.

El ambiente de Anfield y el 'You'll Never Walk Alone' tratarán de intimidar a los de Simeone como ya asustaron al Barcelona. Los de Jürgen Klopp acumulan 56 encuentros consecutivos invictos en su campo, desde que cayeron ante el West Bromwich hace más de dos años en la FA Cup. EFE

Alineaciones posibles:

Liverpool: Adrián; Robertson, Gomez, Van Dijk, Alexander-Arnold; Fabinho, Milner, Henderson o Wijnaldum; Salah, Mané y Firmino.

Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Savic, Felipe, Lodi; Llorente o Correa, Thomas, Saúl, Koke; Joao Félix y Morata o Diego Costa.

  • Árbitro: Danny Makkelie (Holanda).
  • Estadio: Anfield.
  • Hora: 15:00 horas de Perú (20:00 horas GMT)