Archivo Noticias de Liga de Campeones

Bayern Múnich goleó 3-0 al Chelsea por la ida de octavos de la Champions League

Bayern Múnich dio caza en el Stamford Bridge y goleó 3-0 al Chelsea, en la ida de octavos de la Champions League.

Actualización
Robert Lewandowski puso el tercero de Bayern. Foto: EFE
Robert Lewandowski puso el tercero de Bayern. Foto: EFE

Bayern Múnich dio caza en el Stamford Bridge y goleó 3-0 al Chelsea, en la ida de octavos de la Champions League.

Los aficionados del Chelsea recordaban antes del partido la Copa de Europa y el gol de Didier Drogba en 2012 a los alemanes y al final es lo que único que les quedó, el recuerdo. El Bayern Múnich, en su versión más devastadora, goleó 0-3 a los londinenses dejándoles con pie y medio fuera de la Champions League.

En la reedición de la final de 2012, en la que el Chelsea levantó su primera y única Copa de Europa, el Bayern se vengó en el corazón 'Blue', con dos tantos de Serge Gnabry y uno de Robert Lewandowski (que ya suma 11 en la competición), dejando prácticamente sentenciado su pase a cuartos de final.

El Chelsea se lo veía venir y puso protecciones. Como ante el Tottenham el finde, metía cinco defensas. Para resguardarse y ganar más profundidad con la que conseguir centros para Giroud.

Esto le entregaba el balón y el dominio al Bayern, algo previsible, pero que no descontentaba al Chelsea.

A los ingleses les valía con aguantar y aprovechar alguna que tuvieran. El problema es que esta vez la pelota no entró.

El Bayern tuvo el cuero y las oportunidades. Kingley Coman dispuso de la primera. Carrera hasta el área, solo contra le portero, precipitación y disparo fuera. Respondió Lewandowski. Pelota escorada, intento de globo y estirada de Caballero.

El argentino, por quinta vez titular delante de Kepa Arrizabalaga, sostenía al Chelsea, mientras que en ataque, los de Lampard, se conformaban con un tímido cabezazo de Giroud a las manos de Neuer.

En el intervalo hasta el descanso, Caballero aún tuvo tiempo para sacarle un mano a mano a Lewandowski y Muller de encontrarse con el larguero en un remate de cabeza de espaldas.

Hasta ese momento, el plan le funcionaba al Chelsea. Estaban aguantando sin encajar.

Todo pudo cambiar nada más salir de vestuarios.

Pelota en largo a Mason Mount, el inglés se las apañó para disparar delante de Neuer. Rechazó el alemán y la bola le quedó muerta en el área. Llegó sobrado Barkley, quien pecó de exceso de confianza y se volvió a encontrar con Neuer, impertérrito.

Se le acababa de ir la vida al Chelsea y no se había dado cuenta.

En los siguientes cinco minutos el Bayern mató la eliminatoria.

Gnabry bajó una pelota con el pecho, se la deslizó en profundidad a Lewandowski y el polaco, consciente de la posición de sus compañeros, la puso atrás casi sin mirar. En segunda línea llegó Gnabry para el 0-1.

Este resultado ya mataba al Chelsea, pero tres minutos después la película empeoraría.

Otra vez el polaco en profundidad, cabalgada de Gnabry y definición cruzada de Gnabry. La segunda estaca en el corazón 'Blue', el segundo gol de un Gnabry que ya le metió cuatro al Tottenham en su última visita a Londres.

Lampard desmontó la defensa de cuatro y quitó a Giroud, pero ya era tarde. Tarde para ellos, pero no para el Bayern, que aún prorrogó el resultado por medio de Lewandowski, tras una gran jugada de Alphonso Davies.

Para terminar de rematarlo, Marcos Alonso se autoexpulsó dándole un puñetazo a Lewandowski en una jugada sin balón.

Los londinenses empezaron entonando cánticos en honor a Drogba y terminaron siendo ridiculizados en el campo y en la grada, donde los bávaros cantaron irónicamente el 'Football is Comming Home', canción de apoyo a Inglaterra en la Eurocopa de 1996, que casualmente ganó Inglaterra.

El Chelsea tendrá que buscar un imposible en el Allianz Arena. Remontar un 0-3 en el campo en el que ganó su única Copa de Europa. Al menos tendrán un buen recuerdo del lugar.

Previa del partido:

Chelsea se enfrenta este martes 25 de febrero a Bayern Múnich desde las 15:00 horas de Perú (20:00 horas GMT) en el Estadio Stamford Bridge de Londres. El encuentro corresponde a la ida de los octavos de final de la Champions League

Sigue el partido EN VIVO AQUÍ

Alineaciones confirmadas:

@ChampionsLeague

TEAM NEWS: Giroud starts ...

Ver tweet completo

El Chelsea va a bandazos. Tan pronto da una imagen terrible ante el Manchester United como sobrepasa a un mermado Tottenham Hotspur. Su juego va en consonancia con el carácter de su entrenador, un Frank Lampard que parece aún no haber dado con la tecla de su equipo.

Stamford Bridge se ha acostumbrado a los constantes cambios del equipo y es complicado anticipar un once o una formación, con la anarquía Lampard.

El técnico es capaz de jugar con cinco defensas, dando espacio en bandas a Marcos Alonso y Reece James, como ocurrió ante el Tottenham, como se cierra con defensa de cuatro.

Estas rotaciones en la línea de atrás se han pasado también a la portería, donde Kepa Arrizabalaga ha perdido el puesto en favor de Willy Caballero, titular en los últimos cuatro partidos de los 'Blues'. Aunque Lampard niegue que haya caso Kepa y asegure que tiene que seguir trabajando para recuperar el puesto, el español ha pasado a ser la segunda opción para la portería.

El centro del campo es una de las parcelas más claras, con Jorginho titular indiscutible, acompañado por Mateo Kovacic y Ross Barkley, ante las bajas de N'golo Kanté y Christian Pulisic.

Arriba, Tammy Abraham volvió a jugar este fin de semana veinte días después, aunque el buen hacer de Olivier Giroud, hombre del partido ante el Tottenham, le puede dar la titularidad ante el Bayern. Mason Mount y Willian serían sus acompañantes en caso de utilizar defensa de cuatro, si opta por cinco, uno de ellos sería sacrificado.

Los cuartos de la Premier League saben que dependen en gran medida de lo que consigan en su estadio para poder soñar con estar en la siguiente ronda de la Champions. Un campo que ya les ha visto remontar esta temporada un 1-4 al Ajax de Ámsterdam y que estará ávido de grandes noches europeas.

El Bayern llega al duelo de ida contra el Chelsea como líder de la Bundesliga, aunque con un solo punto de ventaja sobre el Leipzig y tras haber logrado una difícil victoria por 3-2 ante el colista Paderborn.

El partido contra el Paderborn fue atípico desde el comienzo ya que el entrenador, Hansi Flick, recurrió a muchas rotaciones en el once inicial e incluso a cambio de sistema, en parte forzado por las bajas por sanción de Benjamin Pavard y Jerome Boateng.

Es de esperar que mañana Flick vuelva a confiar en sus sistema habitual y en la mayoría de sus titulares habituales.

Tras el experimento de jugar con tres centrales, seguramente este martes el Bayern planteará una defensa de cuatro y Joshua Kimmich se situará como medio centro, por delante de la defensa.

La pareja de centrales seguramente estará formada por Boateng y David Alaba. Lucas Hernández, tras regresar de una baja por lesión, todavía no está en plena forma y un duelo de Liga de Campeones no es lo más apropiado para darle minutos.

Pavard seguramente volverá al lateral derecho, con permiso de Álvaro Odriozola, y en la izquierda estará otra vez Alphonso Davies.

Del medio campo hacia adelante sólo hay una duda entre Leon Goretzka, que viene de recuperarse de una lesión muscular, y Kingsley Coman.

Si juega Goretzka, Thomas Müller debería pasar a la banda derecha. Philippe Coutinho, que fue titular ante el Paderborn, no pudo ganar enteros en la lucha por una plaza en la formación titular, por lo que es bastante probable que empiece el partido en el banquillo.

El problema del Bayern a estas alturas de la temporada es que, en parte debido a las lesiones y en parte debido a errores de planificación a comienzos de temporada, se ha quedado sin lo que se suele llamar el "fondo de armario". EFE

+ Artículos