Archivo Noticias de Liga de Campeones

Por: EFE • Futbolperuano.com

AC Milan venció al Atlético de Madrid en España por la Champions League

Atlético de Madrid no pudo en condición de local con el AC Milan, que lo venció a domicilio en la Champions League.

Actualización
El AC Milan festejó en el campo del Atlético de Madrid. Foto: EFE
El AC Milan festejó en el campo del Atlético de Madrid. Foto: EFE

Atlético de Madrid no pudo en condición de local con el AC Milan, que lo venció a domicilio en la Champions League.

EFE. Ni siquiera la derrota del Porto en Anfield clarificó el futuro en la Champions League del Atlético de Madrid, incapaz de jugar a nada ante el AC Milan, doblegado por 0-1 y sin matices por un adversario que creyó más en la victoria, que propuso más para lograrla y que la consiguió en el minuto 87, con el cabezazo certero de Messias Júnior.

En el minuto 71, cuando Stefan Savic surgió desde el suelo para repeler el remate de Bakayoko, el Atlético ya sintió con total nitidez el miedo. Cuando el atacante batió a Jan Oblak con un cabezazo cómodo, franco, incontestable, ya comprobó que la Liga de Campeones, sea cual sea el rival, exige mucho más de lo que ofreció el conjunto rojiblanco este miércoles en el Wanda Metropolitano.

Imposible el primer puesto, como los cuatro años anteriores, inalcanzable el equipo inglés, el segundo aún lo tiene en disputa, más apurado -o indefinido- aún que hace un curso cuando se lo jugó en Salzburgo. Ahora competirá por él en la última jornada en Do Dragao. Pero también en Milan. El equipo italiano entrará en la ecuación si gana al Liverpool. Entones decidiría la diferencia de goles general.

El Atlético de Madrid necesitaba como poco empatar. Ni siquiera lo hizo. No hay términos medios ni matices ni ninguna excusa o coartada para rebajar todo lo que está en juego para el conjunto rojiblanco, que, desde hace bastante tiempo, no está para desafíos de mucha altura en la Champions League. Pero una cosa es eso y otra vivir en el filo cada comparecencia en los últimos tiempos en la fase de grupos de la máxima competición europea. En la actual sólo ha ganado uno. De sus últimos 19 duelos, nada más venció seis.

Avisado estaba el Atlético de San Siro, de aquel partido de la segunda cita que ganó de forma agónica contra diez al AC Milan, de aquella media hora en la que fue desbordado por el conjunto italiano, por una presión que retrata al equipo rojiblanco en escenarios similares, cuando el rival le exige una velocidad, una visión y una movilidad en la salida hacia el medio campo que no tiene y que lo pone en evidencia. También desprende una cuestión de intensidad.

Lo sufrió de nuevo en la puesta en escena de un partido estresante, que requiere una rapidez en la ejecución de cada pase, de cada regate, que condena cada pausa con la pérdida de la pelota o con el agarrón, con cualquier otra situación menos la progresión hacia arriba, tan contadas con terreno por delante en el primer tiempo para el Atlético de Madrid, que anhela al mejor Carrasco, que crece cuando Lemar y Llorente son más profundos o De Paul promueve el pase, que enlaza mejor cuando es Griezmann quien ejerce esa función o que golea cuando encuentra a Luis Suárez en el área. Pero todo eso hoy ocurre muy poco en el equipo rojiblanco, sin clarividencia.

Cuando lo logró se sacudió una presión que, por momentos, lo rebajó a una secuencia imprecisa y repetitiva con el balón. No sólo lo padeció cuando tuvo la posesión, sino también para la recuperación cuando la dispuso su rival, un AC Milan que tiene lo que tiene, pero que se mueve bien y que se ilumina cuando la pelota es de Brahim Díaz, indetectable por momentos para el Atlético.

Tiene personalidad, presencia y clase, más allá de las revoluciones que le sobraron en alguna acción, en algún pase que se quedó en nada o en la propia precipitación Le falta elegir mejor el momento y la dirección del pase. De haber estado más fino en ellos, el Atlético de Madrid lo habría pasado peor en términos defensivos en la fría noche en el Wanda Metropolitano.

No hubo ni una sola ocasión merecedora de tal expresión hasta el segundo tiempo, hasta el minuto 47, con un tiro de Lemar. Casi la única en todo el duelo del Atlético. Antes, lo más cercano fue el remate a los dos minutos y 15 segundos de De Paul, invalidado por fuera de juego. Nada más. Sobre todo, porque Savic fue providencial en un corte a un pase amenazante de Brahim, porque un centro chut de éste aparentó más de lo que fue y porque Theo conectó una volea alta en una de sus habituales incursiones ofensivas.

Ni la opción de Lemar cambió la cara al Atlético de Madrid, rebasado de nuevo por el AC Milan, incapaz de hacerse con el control del juego, temeroso en su defensa, inexpresivo en ataque, cuyo único alivio procedía desde Anfield, por el gol con el que el Liverpool ya ganaba al Porto, que ponía algo de luz al apagón generalizado que sufría el equipo de Diego Simeone en su casa, contra el último del grupo, contra un oponente que no ha ganado nadie aún en esta edición de la máxima competición europea, con la única sensación, preocupante, de que si alguien merecía el triunfo entonces era el bloque italiano.

No lo hizo porque Savic se cruzó en el disparo de Bakayoko que apuntaba al 0-1. Era el minuto 71. También una advertencia ya seria, ineludible para el Atlético de Madrid, con Ibrahimovic ya sobre el terreno, con el naufragio a la vista, una realidad en el minuto 87 cuando el cabezazo de Messias Júnior lo aproximó al abismo de la eliminación. En Do Dragao se juega los octavos de final. Necesita ganar. Y esperar que el AC Milan no venza por más goles que él al Liverpool.

PREVIA

Ya ha agotado su margen de error el Atlético de Madrid en esta edición de la Champions League, sin una sola opción de alcanzar la primera posición de grupo, siempre ajena en el último lustro, y enfrentado este miércoles  desde las 15:00 hora peruana (20:00 GMT) a la presión, a sus dudas, a sus defectos y al Milan en el Wanda Metropolitano, dentro de la triple final que le aguarda, porque no sólo juega ahí, sino también en el Liverpool-Oporto en Anfield, que determinará cuáles serán las exigencias a superar en la última jornada en Do Dragao. Sigue EN VIVO el Atlético de Madrid vs MIlan AQUÍ.

Todo está ligado en el recorrido que debe sobrepasar el conjunto rojiblanco para avanzar a los octavos de final de la máxima competición europea. Cierto que si él gana los dos partidos que le quedan nada ajeno influirá en su avance a la siguiente ronda, tanto como que si el conjunto portugués vence este miércoles en Inglaterra y él pierde en su casa con el Milan todo habrá terminado para él en la Champions. Son los dos polos de las 81 combinaciones de marcadores posibles para resolver las dos últimas citas del grupo B.

Las dos victorias son la única garantía (también cuatro puntos, siempre que sea con un empate este miércoles y una victoria en la última cita en Oporto) para el bloque de Diego Simeone, que sólo ha fallado una vez en sus ocho participaciones precedentes en la fase de grupos de la Liga de Campeones (en 2017-18, cuando ganó la Liga Europa, tras quedar tercero de su cuarteto de la Champions), pero que se ha acostumbrado a jugar al filo de la eliminación en los últimos tiempos. No es primero de su grupo desde la campaña 2016-17.

Han pasado ya cuatro de años de entonces, la última vez que también superó la barrera de los cuartos de final de la máxima competición europea, cuando en sus primeras tres apariciones a las órdenes del técnico argentino había jugado dos finales de la competición y cuando su fiabilidad en Europa también era indiscutible; tiempos pasados de un Atlético que hoy es menos que entonces en la Champions: ha ganado sólo seis de sus últimos 18 encuentros, el más reciente precisamente frente al Milan en la segunda jornada del grupo B.

Aquel encuentro, vencido en los instantes finales, con los goles de Antoine Griezmann en el minuto 84 y de Luis Suárez, de penalti, en el 97, contra un rival en inferioridad numérica desde la media hora de encuentro, es un serio aviso para el Atlético para este miércoles, como también lo es el último duelo ante Osasuna, ganado de forma agónica; el anterior empate 3-3 con el Valencia; la derrota 2-0 con el Liverpool... O sus seis triunfos nada más en los quince partidos oficiales más recientes que ha disputado entre todas las competiciones.

No es aún, ni mucho menos, el Atlético que se esperaba cuando agrandó aún más su plantilla con Griezmann, Rodrigo de Paul o Matheus Cunha, tampoco se parece al campeón de la Liga del pasado curso que sufrió en la Liga de Campeones como ahora, con todo pendiente hasta la última jornada cuando casi todos los grandes equipos de Europa ya tienen reservada su plaza en el sorteo entre los dieciséis mejores del continente.

¿Habrá sitio ahí para el equipo rojiblanco? Depende de él. De su capacidad para mejorar las prestaciones de los últimos encuentros, con la excepción de su estupenda victoria ante el Betis (3-0); para recomponer sus virtudes defensivas, para limitar los daños sobre la portería de Jan Oblak, para aplacar la sensación de vulnerabilidad que ha transmitido en muchos de sus duelos de este curso, incluido el 1-2 en San Siro, pero también para demostrar más recursos en ataque de los que plasmó, por ejemplo, en el último compromiso con Osasuna.

Al once de Simeone regresan a la vez este miércoles Luis Suárez, su mejor goleador la pasada y la actual temporada, en este último caso con ocho goles en 17 choques; Rodrigo de Paul, su centrocampista más resolutivo en los últimos desafíos; y José María Giménez, su referencia en el centro de la defensa junto a Stefan Savic.

Además, el entrenador mantendrá en la alineación a Griezmann, cada vez mejor, cada vez más goleador, cada vez más cerca del que fue en su primera etapa en el Atlético, goleador cinco veces en los seis choques más recientes y en tres ocasiones en sus dos últimas apariciones en la Liga de Campeones. No jugó en Anfield por sanción y tampoco iba a jugar contra el Milan, pero el recurso del Atlético prosperó y está disponible.

Y será titular, como también Marcos Llorente, esta vez como carrilero derecho, en detrimento de Sime Vrsaljko y por la baja de Kieran Trippier; Yannick Carrasco, por toda la banda izquierda; Mario Hermoso, como tercer central junto a Savic y Giménez, dentro del 5-3-2; Koke Resurrección, como referencia en el medio, y Thomas Lemar, en el perfil izquierdo del triángulo de Simeone en el centro, completado por De Paul. No están disponibles ni Joao Félix ni Ivan Saponjic, lesionados, ni Felipe Monteiro, sancionado, además de Trippier.

También es una final para el Milan. Colista con un solo punto en cuatro partidos, visita por primera vez en su historia el Wanda Metropolitano consciente de que la victoria es la única opción para alimentar sus reducidas opciones de prolongar su camino en la Liga de Campeones.

El equipo de Stefano Pioli, que regresó a la Copa de Europa tras siete años de espera, debe doblegar al Atlético Madrid y al Liverpool, ya clasificado como primero, en la última jornada, y esperar que el Oporto no gane su duelo de la quinta jornada y empate el último ante el equipo de Simeone.

Se trata de un horizonte lejano y el Milan encara la visita al Metropolitano como un examen para dar un paso más en su crecimiento, como una oportunidad para recuperar confianza después de que el Fiorentina le infligiera, el pasado sábado, su primera derrota en la Serie A.

Sigue siendo el sueco Zlatan Ibrahimovic, de 40 años, el líder ofensivo milanista. Anotó un doblete en la derrota de Florencia y guiará la delantera este miércoles en un once repleto de bajas ilustres.

Pioli no puede contar con el meta francés Mike Maignan, con el lateral Davide Calabria, el extremo español Samu Castillejo ni el delantero croata Ante Rebic y a ellos se sumará con toda probabilidad el defensa central inglés Fikayo Tomori, quien sigue arrastrando molestias de cadera.

Así, el rumano Ciprian Tatarusanu volverá a defender la portería tras el grave error que facilitó la victoria del Fiorentina, con el francés Pierre Kalulu en el lateral derecho; su compatriota, y ex del Atlético, Theo Hernández en el izquierdo, y Alessio Romagnoli y el danés Simon Kjaer en la zaga.

Sandro Tonali y el marfileño Frank Kessie formarán el doble pivote, con el portugués Rafael Leao, el español Brahim Díaz y el belga Alexis Saelemaekers en la línea de tres cuartos e Ibrahimovic en la delantera.

En su última visita al Atlético, disputada en el Vicente Calderón, el Milan cayó 1-4 y se despidió de la Liga de Campeones en los octavos de final en 2013-14.

Alineaciones probables:

Atlético de Madrid: Oblak; Llorente, Savic, Giménez, Hermoso, Carrasco; De Paul, Koke, Lemar; Griezmann, Luis Suárez.

Milan: Tatarusanu; Kalulu, Kjaer, Romagnoli, Theo; Tonali, Kessie; Leao, Brahim, Saelemaekers; Ibrahimovic.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia).

Estadio: Wanda Metropolitano.

Hora: 15:00 de Perú (20:00 GMT).

Artículos Relacionados

+ Artículos