Futbolperuano.com Lima Viernes, 23 / Oct / 2020

Real Madrid venció 3-1 a Barcelona en el clásico español por la fecha 7 de LaLiga

Real Madrid venció 3-1 a Barcelona por LaLiga de España en el Camp Nou.

SIGUENOS EN:

Google News
Real Madrid triunfó en el Camp Nou por LaLiga. Foto: Twitter Real Madrid
Real Madrid triunfó en el Camp Nou por LaLiga. Foto: Twitter Real Madrid

Real Madrid superó a Barcelona por 3-1 en el Camp Nou por la fecha 7 de LaLiga de España. Clásico que se pinta de blanco tras el buen juego que mostró el plantel de Zinedine Zidane, que borra y motiva en estas circunstancias tras el mal momento que vivió en Champions League.

EFE.- En el clásico del silencio, en el clásico más atípico, el Real Madrid, que venía de perder dos partidos ante rivales menores, resurgió en el Camp Nou, donde se impuso por 1-3, en un partido que se rompió por un penalti transformado por Sergio Ramos, después de la intervención del VAR.

Como la crisis va siempre por barrios, ahora quien la sufre es el Barça, que encadena dos partidos ligueros perdiendo, y en ambos por dos penas máximas. La de este compromiso fue determinante, con 1-1 y la inercia del juego barcelonista, el árbitro, requerido por el VAR, la señaló en un agarrón de Lenglet a Ramos. El francés se quejó de que antes el madridista le había sujetado a él.

El Barça, que no encadenaba dos derrotas desde abril de 2016, sintió el golpe y ya no reaccionó. El Real Madrid creció y sentenció el partido en el minuto 90, en una acción de Luka Modric. Desde la temporada 2015-16, no ganaban los blancos en el Camp Nou.

Fue un partido con un fútbol atípico en un clásico atípico. Dos goles en los primeros ocho minutos y una sensación de desconcierto, de juego de vertical. El argumento del partido no se basaba en dominar la situación, sino en aprovechar el error del contrario.

Fue valiente Ronald Koeman en la alineación. Puso a dos imberbes (Pedri y Ansu Fati) en el equipo titular, pero también a Sergiño Dest, que se estrenó en la banda derecha y fue de lo mejor del Barça. Messi no era la referencia, sino Ansu; Coutinho acompañaba en la mediapunta y Griezmann lo veía desde la grada.

El Real Madrid, sin Modric, necesitaba reivindicarse y tardó muy poco en hacerlo. Aprovechó Benzema, que fue de los mejores de su equipo, una jugada al espacio y la entrada entre los dos centrales de Fede Valverde para dar una asistencia de lujo, finiquitada de la mejor manera por el uruguayo (0-1).

En cinco minutos, los de Zinedine Zidane parecía que habían desmontado al Barça. Sufrió el equipo de Koeman sobre todo por el punto débil que le suponía Busquets y por Pedri, más preocupado de ayudar a Dest en las coberturas que mostrar por lo que fue fichado por el Barça: su creatividad y desborde.

Pero tres minutos después de que Valverde inaugurara el marcador, apareció Messi y su conexión con Jordi Alba. El lateral entró como un cuchillo por la izquierda y su asistencia fue aprovechada por Ansu Fati. Ansu, excelso, superó en la carrera a Sergi Ramos y colocó el pie para que el balón no tuviera ningún punto de conexión con Courtois, sino con la red (1-1).

La movilidad de Benzema fue el principal argumento de los madridistas, que tenían al francés como punto de conexión con Vinicius por la izquierda y con Asensio por la derecha. Casemiro barría todo lo que podía y en defensa, Nacho sufría por la derecha.

Tuvo Messi el 2-1 en una gran acción solventada por Courtois y el Real Madrid el 1-2 después de una conexión entre Kroos y Benzema que solucionó Neto para el Barça, pero al descanso se llegó sin sobresaltos. Como mucho una acción que el VAR comprobó en el área del Real Madrid y la exuberancia de Benzema y de Ansu Fati. El Barça remató más a puerta y el Real Madrid tuvo más la posesión. A los de Koeman les falló sobre todo la apuesta por Pedri, que no aportó lo que se espera en el primer tiempo.

Al borde del descanso, Nacho, lesionado, se retiró y entró una extremo, Lucas Vázquez, para jugar como lateral diestro. Salió mejor el Barça en el segundo tiempo. Tuvo el balón y jugó en el campo contrario durante muchos minutos.

Dest tenía más profundidad por la derecha y Ansu estuvo brillante. En el 52 remató cruzado a la derecha de Courtois y en el 54, un centro de Ansu sobre Coutinho no fue aprovechada por el brasileño, solo ante el meta madridista.

El Barça ponía el fútbol y las ocasiones, el Real Madrid no había creado ni una opción de peligro... hasta que en una jugada aislada, el VAR acabó por volver a tener su protagonismo. Una acción de Lenglet y de Sergio Ramos acabó en penalti. El francés agarró al central del Madrid y el árbitro, a instancias del VAR, visionó la jugada y señaló el penalti. El barcelonista se quejó al considerar que antes, Ramos le había empujado.

El penalti lo transformó Ramos y el Barça sintió el golpe (1-2, min. 63), tanto que ya no se recuperó más. Tardó Koeman en reaccionar en los cambios y cuando dio a entrada a Trincao, Dembélé y Griezmann ya era demasiado tarde.

El Real Madrid se encontró cómodo ante el desorden azulgrana, que reclamó un penalti por una acción de Varane. Si el partido no se decidió antes fue por Neto, que realizó tres grandes paradas en el minuto 86 en acciones de Kroos y de Sergio Ramos.

En el estertor del partido, Modric decidió la victoria de su equipo en una acción de calidad. El 1-3 pone en entredicho al Barça, cuando destilaba buenas sensaciones; todo lo contrario que el Real Madrid, que llegaba necesitado al Camp Nou y se fue con una victoria.

 

 

Previa

EFE.- El gran clásico del fútbol español, el Barcelona-Real Madrid, será por una vez el clásico del silencio. A causa de la pandemia se jugará sin público, sin la presión del escenario y con el balón y el sonido ambiente como protagonistas absolutos. La cita está programada para las 09:00 hora peruana (16:00 horas GMT) en el Camp Nou.  Sigue EN VIVO el partido entre Barcelona y Real Madrid AQUÍ.

Un clásico sin ruido, sin tanto morbo y con dos equipos que no atraviesan su mejor momento. Llega peor el Real Madrid, que ha perdido los dos últimos partidos y frente a rivales menores (Cádiz y Shakhtar Donetsk; mientras que el Barça se rehizo de su primera derrota liguera (1-0 en Getafe), con una balsámica goleada europea (5-1 frente al Ferencvaros).

Goles

 

 

 

Alineaciones confirmadas

 

 

Se estrenará Ronald Koeman en el banquillo azulgrana en un clásico e intentará que la revolución de los jóvenes, con Ansu Fati y Pedri como estandartes, le permita reforzar su proyecto, al que se le ven unas cuantas cosas positivas. Decidió nada más llegar cambiar el dibujo y ordenar un doble pivote, tres mediapuntas y Leo Messi arriba. Un 4-2-3-1 que puede ser un 4-2-4 y un 4-5-1, pero sobre todo lo que se le ha visto a su Barça es que tiene "piernas frescas" para plantar cara a cualquiera.

La llegada de Pedri, la de Trincao y la de Sergiño Dest le han dado otra energía al equipo, pero sobre todo el Barça ha empezado a construir un camino nuevo después de aquel terremoto que supuso el 2-8 encajado en Lisboa ante el Bayern de Múnich. De aquello, el equipo puede recuperarse poco a poco, pero difícilmente la directiva, que se ve acorralada por una moción de censura, el Barçagate y aquel burofax enviado por Leo Messi en el que le pidió a Bartomeu irse del Barça.

Messi tiene cuentas pendientes en el que podría ser su último clásico en casa. No ha marcado en los últimos cinco duelos ante el Real Madrid. Mañana disputará su clásico 44 y encadena dos años, cinco meses y dieciocho días sin marcarle un gol al Real Madrid, una de sus víctimas favoritas. El argentino es el jugador que más tantos ha anotado en la historia de los clásicos (26), pero el último gol del delantero rosarino al Real Madrid se remonta al 6 de mayo de 2018, en el partido de la 36ª jornada de la Liga que acabó en tablas (2-2).

En la alineación, Koeman tiene diferentes dudas. Queda por ver si Jordi Alba, recuperado de una lesión de isquiotibiales y con el alta en la mano, juega de inicio. Si juega Alba por la izquierda, Dest y Sergi Roberto se disputarían una plaza en el carril del dos; si Alba no sale; Dest sería el elegido para jugar por la izquierda. En el doble pivote Busquets y de Jong son favoritos por delante de Pjanic; mientras que arriba Griezmann, Coutinho y Ansu, con Messi arriba, parece la alineación más probable.

Para el Real Madrid el clásico aparece como un punto de inflexión. El escenario perfecto para levantar el vuelo y enterrar las dudas que afloran sobre el proyecto e incluso sobre la figura de Zinedine Zidane, tras dos derrotas consecutivas de local ante equipos de inferior categoría. La imagen de debilidad dejada ante el Cádiz en Liga y Shakhtar en el estreno en Liga de Campeones, han instalado la preocupación en la casa blanca.

Sin embargo, el criticado Zidane es garantía de éxito en el Camp Nou, donde nunca salió derrotado en sus cinco visitas. Con un proyecto sin fichajes, con el que debía ser gran referente, Eden Hazard, pasando más tiempo en la enfermería que en los terrenos de juego y sin ninguno de sus laterales derechos, debe recomponer su equipo el técnico francés apelando al compromiso de un grupo de futbolistas a los que siempre caló su mensaje. Les necesita más que nunca y espera una reacción inmediata.

Nada mejor para sus intereses que recuperar al verdadero líder del Real Madrid. Sergio Ramos, el rey del clásico, está recuperado a tiempo de su rodilla izquierda para disputar el número 45, uno más que Messi. A su imagen de garra apela el madridismo para la reacción tras un desplome inesperado. Desaparecida la seguridad defensiva que le impulsó a la conquista de la Liga tras el confinamiento, el equipo blanco se ha vuelto vulnerable.

Y un duelo de altura exige corregir los desajustes tácticos de un equipo que no va unido a la presión y que se descompone por su mal repliegue tras perdida. Con Courtois como salvador, apunta Nacho como 'parche' del problema en el lateral derecho y el regreso de Mendy a la izquierda. La fortaleza para la lucha del centro del campo la meterá Zidane con la pareja Casemiro-Fede Valverde, a los que acompañará Kroos.

La duda de Zidane radica en el sistema por el bajo rendimiento de algunas de sus piezas. Isco no está para grandes citas, a Hazard aún le queda y le falta Martin Odegaard de enganche. Marco Asensio aparece como la opción con más opciones de titularidad junto a un Vinicius que vuelve a representar la esperanza del madridismo por ser el único que aporta algo diferente y el indiscutible Karim Benzema en punta para un clásico que tapará problemas o provocará un terremoto.

Probables alineaciones:

  • FC Barcelona: Neto; Sergi Roberto o Dest, Piqué, Lenglet, Dest o Alba; Busquets, De Jong; Coutinho, Griezmann, Ansu; y Messi.
  • Real Madrid: Courtois; Nacho, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Fede Valverde, Kroos; Marco Asensio, Vinicius y Benzema.
  • Árbitro: Juan Martínez Munuera (Comité valenciano)
  • Estadio: Camp Nou
  • Hora:  09:00 hora peruana (16:00 horas GMT)

EFE - Futbolperuano.com

SIGUENOS EN:

Google News