Eurocopa

España pasa por encima a Georgia y espera a Alemania en Cuartos de Final

España goleó por 4-1 a Georgia en los octavos de final de la Eurocopa 2024.

Actualización
España no tuvo piedad de Georgia y consiguió su boleto a los cuartos de final. Foto: EFE
España no tuvo piedad de Georgia y consiguió su boleto a los cuartos de final. Foto: EFE

España goleó por 4-1 a Georgia en los octavos de final de la Eurocopa 2024.

El liderazgo de Rodri para levantar a España de su primer momento de incertidumbre, la clase de Fabián para marcar y asistir, la exhibición de personalidad de Lamine Yamal y la pegada de Nico Williams desataron la contundencia para remontar a la guerrera Georgia en octavos y citarse en un duelo de grandeza con la anfitriona Alemania en cuartos de una Eurocopa con licencia para soñar.

La obligación a demostrar cuando el todo o la nada entra en escena. El momento de demostrar la pasta de la que está hecha una selección cuando en su historia reciente, asumiendo el peso de la herencia de una generación inalcanzable, le temblaron las piernas. La respuesta ante la aparición de la incertidumbre. Por primera vez con un marcador en contra en una acción en la que se alió con la mala fortuna. Factores que pudieron provocar un nuevo fiasco de similar dimensión a los últimos grandes eventos ante los que respondió España con determinación.

Georgia representó a la perfección la resistencia del equipo que se siente escalones por debajo en la comparación. Inalcanzable España desde lo individual, solamente la podría igualar desde el colectivo. Y ahí entran en escena la unión de un grupo de jugadores que compiten dejándose el alma por cada balón. Defensa de cinco, líneas unidas en veinte metros y siempre preparados para correr como balas con Kvaratskhelia para dar calidad a la transición y Mikautadze amenazar con el remate.

Tan sencillo y a la vez tan complejo de controlar porque lo sufrió por momentos una España dominante que abrumó a su rival sin aburrir con posesión improductiva. Con ritmo y directa. Desbordando con Nico Williams y encarando con Lamine Yamal, que la pide, encara y pisa la pelota como en el barrio pero en unos octavos de final de Eurocopa. Cuatro córners y diez llegadas a área rival en once minutos. Dos paradas de mérito del mejor portero del torneo, Mamardashvili. Abajo al remate de Pedri, frenando la intuición en el testarazo tras córner de Carvajal.

Era clave marcar pronto en un escenario de partido de aparente desigualdad. Georgia mantuvo su fortaleza a un inicio repleto de personalidad de España. Y esperó su momento, confiado en que llegaría, si se mantenía en pie. Con once guerreros que encontraron premio a su primer contragolpe. A los 18 minutos cuando Kvaratskhelia lanzó la carrera con fe, Kakabadze puso el centro y Le Normand convirtió el primer ataque del rival en un accidente al meter el balón dentro de su portería.

Era el primer directo que recibía España en la Eurocopa. Hasta ese instante pleno de triunfos sin un gol encajado. Obligada a remontar sin perder la paciencia. Por momentos imprecisa en el pase y acercándose al nerviosismo cuando le faltó acierto en la definición. El disparo abajo de Fabián, el zurdazo fuera de Pedri, el intento lejano de Laporte.

Mascaba la ansiedad y una falta no señalada a Pedri impulsaba una nueva transición de Georgia. Daba igual que ni chutase a Unai Simón. La grada se encendía, España comenzaba a sufrir en el repliegue, expuesta por momentos a dos 'diablos'. Fue cuando tras dos estiradas de Mamardashvili, a los disparos de zurda de Cucurella y Nico, llegó el momento clave en el partido. Cuando la figura de un líder como Rodri emerge.

El golpe antes del descanso bajó a la tierra a Georgia. Rodri controló con la diestra en la frontal y chutó de zurda donde Mamardashvili jamás podía llegar. Ajustado al poste. Liberando de presión a España para completar en la segunda parte su misión. Con susto previo porque Georgia, que no chutó en una sola ocasión a portería, volvió a acariciar ponerse por delante por una genialidad de Kvaratskhelia tras perdida de Pedri, inventando un disparo desde el centro del campo que puso el corazón en un puño.

Bajo la lluvia para aumentar la belleza estética a la exhibición de personalidad de un niño de 16 años como Yamal, que mereció el gol con una falta a la escuadra que sacó Mamardashvili y puso un centro en forma de regalo a la aparición de Fabián al segundo palo, para de un plumazo añadir la contundencia que añoró en el primer acto.

Rienda suelta al talento. Georgia debía pagar el esfuerzo. Su primera Eurocopa repleta de mérito llegaba hasta ese momento cuando sintió un abismo en la distancia con España y acabó siendo goleada. Yamal estaba desatado, lanzando paredes con quien se asociase, sin el premio del gol que habría encumbrado su actuación con un nuevo récord. Le fue negado, anulado por fuera de juego, tras ver como un defensa metía en su portería su centro.

Pero la sentencia ya era cuestión de tiempo y apareció Fabián para diseñarla como más dolió al rival. Con su propia medicina. El talento en el recorte de tacón precedió el desplazamiento en largo a la carrera de Nico. Con la contundencia de los grandes jugadores, marchándose en carrera con facilidad del rival y definiendo con calidad arriba. España ya podía pensar en los cuartos. En el reto que representa Alemania en su casa. Y aún así, no rebajó de marcha, Dani Olmo firmó el cuarto y extendió el sueño.

Ficha técnica:

  • España: Unai Simón; Dani Carvajal (Jesús Navas, m.81), Laporte, Le Normand, Cucurella (Grimaldo, m.66); Rodri, Fabián (Mikel Merino, m.81), Pedri (Dani Olmo, m.52); Lamine Yamal, Nico Williams y Álvaro Morata (Oyarzabal, m.66).
  • Georgia: Mamardashvili; Kakabadze, Gvelesiani (Kvekveskiri, m.79), Kashia, Lochoshvili (Tsitaishvili, m.63), Dvali; Chakvetadze (Davitashvili, m.63), Kochorashvili, Kiteishvili (Altunashvili, m.41); Mikautadze (Zivzivadze, m.79) y Kvaratskhelia.
  • Goles: 0-1, m.18: Le Normand en propia puerta. 1-1, m.39: Rodri. 2-1, m.51: Fabián. 3-1, m.75: Nico Williams. 4-1, m.83: Dani Olmo.

PREVIA

Apartada de forma generalizada de inicio de las grandes favoritas al título, el pleno de triunfos, su estilo retocado, el buen juego de una España invicta e imbatida, le trasladan la presión del favoritismo más rotundo en los octavos de final de la Eurocopa 2024, el sueño de Georgia, la 'Cenicienta' del torneo que jugará alejada de la presión, sin ya nada que perder.

Alineaciones confirmadas:

  • España: Simón, Carvajal, Le Normand, Laporte, Cucurella, Rodi, Pedri, Fabián, Williams, Morata, Yamal
  • Georgia: Mamardashvili, Kakabadze, Gvelesiani, Kashia, Lochoshvili, Dvali, Kochorashvili, Kiteishvili, Chakvetadze, Kvaratskhelia, Mikautadze

La desigualdad del presente, España le endosó diez goles en dos partidos a Georgia en la fase de clasificación a la cita en Alemania, la rotundidad del pasado, el pleno de triunfos español en seis encuentros oficiales, y lo protagonizado durante la Eurocopa, presentan un duelo desigual. Sobre el papel.

Porque la Eurocopa se adentra en el momento en el que aparecen las grandes selecciones, los grupos de futbolistas que saben competir, las estrellas que deciden duelos de importancia. Y ese terreno es nuevo para el grupo que dirige Luis de la Fuente. En su primer gran torneo, dejando muestras de esperanza en una Liga de Naciones que puede servir de referencia pese a no tener para las selecciones la misma importancia.

Con el equipo por encima de las individualidades, un compromiso colectivo que hacia tiempo no se recordaba y un grupo de futbolistas que asume de buen grado cada rol, sin caras largas ni conflicto alguno, el concepto familia que se respira dentro ya es el gran triunfo de Luis de la Fuente. Hasta el punto de que en pleno torneo dos jugadores como Nacho y Joselu anuncian su adiós al Real Madrid y sus nuevas aventuras en ligas menores sin que se monte incendio alguno o se piense que afecte al rendimiento.

Precisamente Nacho está ya recuperado para volver a jugar, tras perderse por un problema muscular los duelos ante Italia y Albania. Como también está Alejandro Grimaldo con mayor esperanza de tener un protagonismo merecido por el nivel ofrecido cuando la segunda unidad tuvo paso. O Dani Olmo. Pero todo apunta a que ninguno entrará de inicio en un equipo más que definido en la mente de De la Fuente.

España llega descansada, con dos días más de descanso que su rival y aún más en los que serán titulares que pudieron descansar ante Albania, tras vencer con autoridad a Croacia y desatar el mejor fútbol que se le recordaba a la selección desde 2012 en un gran torneo. Pilas recargadas, piernas frescas y mentalidad ganadora para superar el primer obstáculo de un tortuoso camino hasta la final de Berlín. Tras Georgia, rival que impulsó a De la Fuente tras el descalabro de Glasgow y frente al que hizo historia Lamine Yamal, aparecen en el camino selecciones como Alemania, en su casa, Francia o Portugal.

Pero nadie dice una palabra, más allá del manido "para ganar el título hay que derrotar a las mejores selecciones", algo que se desmonta con la fortuna de Países Bajos en el cuadro, y la filosofía del partido a partido no desvía el foco de Georgia. Sin excesos de confianza ni concesiones. Con la vuelta de Unai Simón a la portería de una selección que no encajó un solo tanto ni se ha visto en un escenario negativo que la midiese.

La presencia de Dani Carvajal y Robin Le Normand jugando con la amenaza de la sanción en cuartos si reciben una nueva cartulina, en una defensa que completará Laporte y Cucurella, gran revelación de España en la Eurocopa. Las sensaciones son los extremos que aumentan su verticalidad, Yamal y Nico Williams, con Rodri al mando y Fabián desatando el mejor de sus niveles. Pedri en la mediapunta y Álvaro Morata como 9 en busca de goles que entierren el único punto a mejorar, la falta de pegada con la superioridad exhibida. Un once sin debates que quiere seguir creciendo antes de encarar grandes desafíos.

La 'Cenicienta' de la Eurocopa, por su parte, sueña viva. Está en unos octavos de final en la que es su primera participación en este gran torneo y, aunque consciente de sus limitaciones, no saldrá al campo a pasearse. No tiene nada que perder, y "eso es algo bueno", como ya dijo Willy Sagnol, arquitecto de este proyecto que tiene en Giorgi Mamardashvili, portero del Valencia, y Kvicha Kvaratskhelia, delantero del Nápoles, sus mejores bazas; sin olvidarse, claro, de la sensación Georges Mikautadze, delantero del Metz, 'pichichi' con 3 goles y 1 asistencia.

Con un bloque bajo, formado por una zaga de 5 defensas bien pegada a los  centrocampistas que complica la circulación entre líneas, y con Mamardashvili bajo palos, el mejor meta en lo que va de competición, el portero que más paradas ha hecho, 20 en total, Georgia intentará resguardarse del torrente ofensivo que preparará el combinado de Luis de la Fuente, que llevará la batuta.

Y como hizo ante Portugal, Georgia estará lista para salir a la contra. Con la calidad y temple de Kochorashvili en el centro del campo, encargado de marcar el tempo, Kvaratskhelia y Mikautadze tendrán que volver a librar la batalla por su cuenta, prácticamente. Capaces de hacer daño está claro que son. Y con espacios son letales.

'Kvara' que pasó desapercibido en las dos primeras jornadas, despertó ante Portugal en la tercera jornada. El líder de esta Georgia se sumó justo a tiempo para ser fundamental y hacer historia con su país, que está ante el partido de su historia. "Nuestra Eurocopa ya está hecha. Ahora tenemos que disfrutar", dijo Mamardashvili.

Georgia vive un sueño al estar en octavos de final, pero no lo pondrá fácil a España, con la que todavía tiene la cuenta pendiente del 7-1 encajado el pasado mes de septiembre en la fase de clasificación. Una herida abierta que tratará de cerrar este domingo, con otra hazaña que agrande su ya histórica participación.