Eurocopa

Por: Stewart Luya • Futbolperuano.com

Serbia rescató un agónico empate ante Eslovenia y se mantiene con vida en la Eurocopa 2024

Serbia y Eslovenia igualaron 1-1 en el Allianz Arena de Múnich por la Eurocopa 2024.

Actualización
Serbia rescató un agónico empate ante Eslovenia. Foto: EFE
Serbia rescató un agónico empate ante Eslovenia. Foto: EFE

Serbia y Eslovenia igualaron 1-1 en el Allianz Arena de Múnich por la Eurocopa 2024.

A la desesperada, incluso ya había subido al remate el portero Pedrag Rajkovic, en el último córner al borde del minuto 95, Luka Jovic fue el más listo de todos, se adelantó con la cabeza, batió a un Jan Oblak insuperable hasta entonces, rescató a Serbia de una eliminación casi segura en Múnich y frustró de una forma insoportable a Eslovenia, cuando ya sentía suyo el triunfo e incluso la clasificación.

Desolados, la imagen de los jugadores eslovenos fue la evidencia de un golpe duro, inesperado, inasumible tan cerca del final, cuando dominaba el partido por 1-0 desde el minuto 68 por el gol de Karnicnik.

El lateral derecho del Celje de 29 años y 30 partidos como internacional, tan sólo había marcado un gol hasta ahora con su equipo nacional, hasta este jueves cuando anotó un tanto que habría sido histórico, pero no alcanzó. La primera victoria de la historia de Eslovenia en una Eurocopa aún sigue pendiente. El pase a octavos, también. Y en la última jornada juega contra Inglaterra. Las sombras se cruzan en su camino.

Eufóricos, tanto aficionados como futbolistas, Serbia sigue viva. Su primer punto aún la mantiene en la pelea, pero necesita ganar en la última jornada a Dinamarca. No le queda otra. Y esperar marcadores. Tal y como se sintió durante el partido, incapaz de convertir un remate hasta esa apoteosis final, es una ocasión inesperada.

Eslovenia encerró a Serbia inicialmente. Más ambiciosa, consciente de la victoria como ruta quizá inevitable para octavos, teniendo en cuenta que la última jornada lo ponía en una posición inferior frente a Inglaterra, el triunfo este jueves era casi la clasificación para los octavos de final, después del prometedor empate inicial contra Dinamarca.

La insistencia eslovena fue evidente desde el principio. Serbia la aguardó. Eslovenia atacó. Centró, circuló en torno al área contraria, intensificó sus acciones de medio campo para adelante y tan solo remató de verdad un par de veces en el primer tiempo, la más clara de Mlakar ante Rajkovic. El guardameta del Mallorca respondió con suma agilidad. Salvador.

Sintió el agobio Serbia, que se cerró bien… Y reaccionó. Antes de la media hora transformó el panorama del duelo. El remate de cabeza de Vlahovic, atrapado sin complicaciones por Jan Oblak, fue un síntoma. El siguiente de Mitrovic, en un córner que no acertó a despejar nadie, fue una confirmación. El partido había cambiado. Aún hubo momentos para los dos. Porque pudo ganar cualquiera de los dos, aunque el empate fuera al límite.

Si era fundamental ganar para Eslovenia, lo era aún más para Serbia, derrotada en la primera cita por Jude Bellingham, agitada por las palabras de Dusan Tadic sobre su suplencia (después pidió perdón al seleccionador y a sus compañeros) y entre la amenaza lanzada por su federación de abandonar el torneo por los insultos de aficionados hacia sus ciudadanos en el duelo del día anterior entre Croacia y Albania.

En ese entorno tan embarullado, con Tadic de vuelta a la alineación inicial, Serbia fue de menos a más ante Eslovenia. En cuanto se ajustó controló mejor a su adversario, aunque con un nuevo susto con un remate al poste de Elsnik y un rechace fuera de Sesko, pero hasta ahí permitió ya el equipo de Dragan Stojkovic, que aplacó definitivamente a su oponente.

Y se estrelló un buen rato contra Jan Oblak, agrandado ya en el primer tiempo para interponerse en el duelo frente a Mitrovic. Insuperable entonces el portero del Atlético de Madrid, ante el autor de 40 goles en este curso con el Al Hilal de Arabia Saudí, lo fue aún más después, en los primeros compases del segundo tiempo, cuando debió surgir de nuevo ante el atacante.

Ahí resurgió de nuevo Eslovenia, que contraatacó para adelantarse sobrepasada la hora del choque, cuando Karnicnik recuperó el balón en su territorio, avanzó hacia adelante, rebasó la línea de medio campo, conectó al otro lado con Elsnik y, ya sin la pelota, siguió hacia el otro área, donde culminó finalmente al jugada tras el pase de su compañero. ¿El gol, la victoria, quizá la clasificación? No fue suficiente. Quizá, incluso, no era justo con Serbia.

De nuevo, en la otra área, aún pudo empatar, con otro remate de Mitrovic, esta vez al larguero. El delantero lamentó demasiadas ocasiones falladas, nada fino en el remate, irreconocible en cuanto a su efectividad. Tuvo ajetreo a su lado Oblak, que al borde del final recibió el 1-1. Lo logró Jovic en el último córner, cuando ya nadie creía en ellos, cuando el propio seleccionador, Dragan Stojkovic, asumía, sentado en el banquillo, el desenlace.

- Ficha técnica:

1 - Eslovenia: Oblak; Karnicnik, Drkusic, Bijol, Janza; Stojanovic (Verbic, m. 76), Elsnik (Brekalo, m. 91), Gnezda Cerin, Mlakar (Stankovic, m. 63); Sporar, Sesko (Vipotnik, m. 76).

1 - Serbia: Rajkovic; Veljkovic, Milenkovic, Pavlovic; Zivkovic (Birmancevic, m. 82), Ilic, Lukic (Milikovic Savic, m. 64), Mladenovic (Gacinovic, m. 46); Tadic (Samardzic, m. 82); Vlahovic (Jovic, m. 64), Mitrovic.

Goles: 1-0, m. 68: Karnicnik. 1-1, m. 95: Jovic.

Árbitro: Istvan Kovacs (Rumanía). Amonestó con tarjeta amarilla a los serbios Mladenovic (m. 25), Lukic (m. 54), Jovic (m. 92) y Gacinovic (m. 93), y al esloveno Vipotnik (m. 76).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo C de la Eurocopa 2024 disputado en el Múnich Arena ante unos 66.000 espectadores. EFE

PREVIA

Derrotada Serbia en la primera jornada por Inglaterra (0-1) y empatada Eslovenia por Dinamarca (1-1), la segunda cita del Grupo C de la Eurocopa 2024 no solo enfrenta a dos equipos ante un partido crucial para el avance hasta los octavos de final, sino también a Benjamin Sesko contra Dusan Vlahovic, el presente y el futuro ofensivos de ambos equipos. SIGUE EL MARCADOR EN VIVO AQUÍ.

En Serbia juega Vlahovic. 24 años. Atacante del Juventus. Trece goles en 28 partidos con su selección, con la que debutó el 11 de octubre de 2020, con 20 años. Ha marcado 18 tantos este curso en el conjunto italiano a lo largo de 38 encuentros, 30 de ellos como titular, pero tan solo ha logrado una diana en sus últimos diez compromisos. Su valor de mercado es de 79,4 millones de euros, tras su impacto anterior en la Fiorentina.

En el ataque de Eslovenia luce Sesko. 21 años. Delantero del Leipzig, que pagó hace un año 24 millones de euros al Salzburgo para su traspaso. El paso de tantos otros entre dos clubes de Red Bull. Ese camino lo siguió Dominik Szoboszlai, hoy en el Liverpoool, por ejemplo. También ha sumado 18 goles en esta temporada en 42 partidos, 22 como titular, ya en el Leipzig. La anterior, aún en Austria, firmó otros 18 tantos en 41 choques.

Quiere más. Su racha lo propone para ello, con ocho goles en los últimos trece encuentros entre su club y su selección, con la que debutó con tan solo 18 años, el 10 de junio de 2021, y con la que ha que conseguido 11 goles y ha dado seis asistencias en 30 internacionalidades. Su valor de mercado es ligeramente inferior al de Vlahovic en la actualidad: 70,1 millones de euros.

Es descriptivo ese baremo para expresar la proyección que se espera aún mayor de los dos jugadores, dimensionados rumbo a la primera Eurocopa de su carrera, sin enfrentarse ni una sola vez aún ambos en un partido entre sí. Tampoco Vlahovic se ha medido nunca a Jan Oblak, el capitán que defenderá el marco de Eslovenia ante él y Alexander Mitrovic, cuyo primer año en Arabia Saudí ha generado 40 goles en el Al Hilal.

El guardameta del Atlético de Madrid suma 66 partidos como internacional, con 55 goles en contra y, sobre todo, treinta encuentros con su portería imbatida. Sólo uno, en cualquier caso, corresponde a los siete duelos más recientes, en el triunfo 2-0 ante Portugal en un amistoso en marzo. Eslovenia nunca ha ganado un partido en la Eurocopa. Aún lo anhela.

De hacerlo superará dos barreras de inmediato. La primera, el citado triunfo (ha empatado tres choques y ha perdido uno de sus cuatro anteriores, entre la actual edición y su anterior participación en el año 2000). La segunda, aún más importante, la fase de grupos, de la que no ha avanzado nunca en una gran competición. Ni en dos Mundiales ni en una Eurocopa.

A Sesko, entre tanto, lo desafiará Pedrag Rajkovic, el portero del Mallorca y de Serbia, con 33 encuentros ya y 28 goles en contra. Al delantero esloveno lo dejó a cero en sus dos enfrentamientos precedentes, tanto en una victoria por 4-1 como en un empate a dos, ambos en junio de 2022. Necesita volver a hacerlo.

Parece una condición clave este jueves. Porque Serbia está contra las cuerdas. La derrota contra Inglaterra lo relegó al último puesto del grupo en la primera jornada con cero puntos. Aún tiene tiempo. Si pierde con Eslovenia, no. Será su eliminación casi segura de la competición continental, en la que recuerda lejanas las épocas en las que fue protagonista principal de los campeonatos europeos.

El 0-1 de Jude Bellingham ha golpeado a Serbia. Las declaraciones de Dusan Tadic desataron la polémica. "Soy el líder y el capitán de este equipo. Soy el mejor jugador de este equipo. Debería haber jugado los 90 minutos completos. Habría sido diferente si hubiera estado en el césped desde el principio", criticó a su seleccionador, Dragan Stojkovic, al que después ha pedido perdón.

"En el hotel 'Maximilian' de Augsburgo se celebró una reunión entre el cuerpo técnico, encabezado por el entrenador Dragan Stojkovic, y los miembros de la selección. Se habló de obligaciones futuras y, entre otras cosas, el capitán de la selección nacional, Dusan Tadic, aprovechó la oportunidad para pedir disculpas al entrenador Stojkovic y a sus compañeros por sus declaraciones imprudentes después del partido contra Inglaterra", anunció este miércoles la Federación Serbia de Fútbol en un comunicado oficial.

Entre tanto, ha perdido a Filip Kostic, fuera de la Eurocopa 2024 por una lesión muscular padecida en el encuentro de la primera jornada ante Inglaterra.

En el único precedente entre ambos en la Eurocopa, en el año 2000, Eslovenia vencía por 0-3 a Yugoslavia, con dos goles de Zlatko Zahovic y uno de Pavlin, dentro de los primeros 57 minutos, pero su rival reaccionó de forma increíble e inesperada, además en inferioridad numérica por la expulsión de Sinisa Mihajlovic. Empató a tres, con dos dianas de Savo Milosevic y una de Drulovic en un espacio de seis minutos, del 67 al 73. EFE