Eurocopa

Por: Stewart Luya • Futbolperuano.com

Xherdan Shaqiri evita la derrota de Suiza con un soberbio golazo ante Escocia

Suiza y Escocia igualaron 1-1 en el RheinEnergieStadion por el Grupo A de la Eurocopa 2024.

Actualización
Xherdan Shaqiri. Foto: EFE
Xherdan Shaqiri. Foto: EFE

Suiza y Escocia igualaron 1-1 en el RheinEnergieStadion por el Grupo A de la Eurocopa 2024.

Ganadora y clasificada Alemania una hora antes, Suiza aún mantiene su ventaja en la segunda posición del grupo A de la Eurocopa 2024, gracias a un golazo de Xherdan Shaqiri con el que contestó al primer golpe de Escocia, que sostiene opciones de clasificación, pendientes de la última jornada y de la cantidad de puntos que exigirán los cuatro mejores terceros.

Solo aparece un problema para Suiza, favorita para el pase. Aunque depende de sí misma y tiene todo muy cerca, se enfrenta en la última cita contra Alemania, temible, vencedora de sus dos primeros encuentros, dentro de la euforia por la que vuela en 'su' Eurocopa. Suma tres puntos más que Escocia, pero el conjunto británico, y su fatal diferencia de goles, se miden a Hungría.

Lastrada por la goleada de Alemania en la primera jornada, Escocia renació en el choque de este miércoles, por delante rápidamente. Su contragolpe fue vertiginoso. De un ataque de Suiza, con un centro al área, surgió una salida imparable del equipo de Steve Clarke, conducido por Andy Robertson, que atravesó casi todo el campo, la cedió a Mcgregor, que vio a McTominay.

El centrocampista del Manchester United, revelado como goleador imparable ya en la fase de clasificación, remató en su llegada al área. No era nada del otro mundo su disparo, probablemente a las manos de Yann Sommer, de no haber intervenido decisivamente Schär. Su mal despeje terminó de introducir el balón en su portería. Minuto 13.

La frustración de Suiza, el impulso de Escocia, que, sin embargo, reincidió en su despropósito defensivo, impreciso tantas y tantas veces cuando decide salir con el balón jugado que cualquier momento es una concesión a su oponente, como ocurrió un cuarto de hora después, cuando cometió un error fatal que Shaqiri transformó en un golazo. Tan fácil.

La cesión atrás de Ralston fue un regalo que aceptó, atento, oportuno, Shaqiri con la convicción del zurdazo que enganchó de primeras; una parábola que alojó en la escuadra, pero que había sido originada por una entrega impropia de este nivel del carrilero derecho escocés. No fue la única. Ni por su lado ni por el otro, aunque las demás sin consecuencias.

El partido estaba abierto, más aparente para Suiza, que dispuso de unas cuantas ocasiones. Es una selección que cuando corre, con espacios hacia adelante, al contraataque, puede hacer daño a cualquier adversario. La estirada de Gunn fue lo único que se interpuso a una jugada de ese tipo, en la que Vargas conectó con Ndoye para apuntar al gol. No lo logró.

Sí después, al borde del descanso, pero el VAR detectó la posición ilegal del delantero suizo. Un alivio para Escocia, que no se enteró de nada en esa jugada. A su salida al fuera de juego le faltaron cálculos y vigilancia, porque Ndoye estaba solo, apenas unos centímetros por delante, indetectable para el equipo de Steve Clarke, que reaccionó en el segundo tiempo.

Sobre todo, con el cabezazo al poste de Hanley, con el que se sintió de nuevo capaz de ganar el encuentro, en el que perdió de repente a Kieran Tierney. En una jugada defensiva se lesionó el defensa de la Real Sociedad. Pareció muscular, pero la forma con la que se retiró del campo, inmovilizado en la camilla, con gestos de preocupación, transmite gravedad. También el abrazo con el que su técnico, Steve Clarke, lo animó camino del vestuario.

Ficha técnica:

  • Escocia (1): Gunn; Ralston, Hendry, Hanley, Tierney (McKenna, m. 61), Robertson; Gilmour (McClean, m. 79), McGregor; McTominay, Mcginn (Christie, m. 91); Adams (Shankland, m. 91).
  • Suiza (1): Sommer; Schär, Akanji, Ricardo Rodríguez; Widmer, Xhaka, Freuler (Rieder, m. 75), Shaqiri (Embolo, m. 60); Aebischer, Vargas (Sierro, m. 75); Ndoye.

Goles: 1-0, m. 13: Schar, en propia puerta. 1-1, m. 26: Shaqiri.

Árbitro: Ivan Kruzliak (Eslovaquia). Amonestó con tarjeta amarilla al suizo Ricardo Rodríguez (m. 31) y a los escoceses McKenna (m. 64) y Mcginn (m. 72).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo A de la Eurocopa 2024, disputado en el Colonia Arena ante unos 43.000 espectadores. EFE

PREVIA

Kwadwo Duah, Breel Embolo y Michel Aebischer son los tres nombres inesperados que dieron lustre a la victoria de Suiza en su estreno ante Hungría (1-3). Inéditos o invisibles en los últimos tiempos para su entrenador Murat Yakin, se erigieron como los grandes protagonistas de una selección que en su segundo partido retará a Escocia, aún tocado y lamiéndose las heridas del revolcón que recibió de Alemania en el partido inaugural de la Eurocopa (5-1). SIGUE EL MARCADOR EN VIVO AQUÍ.

Yakin parece buscar nuevas figuras para renovar poco a poco a la generación de oro que tantas alegrías ha dado al fútbol helvético. En su primer duelo, alguno de sus nombres más ilustres, como Xhredan Shaqiri, se sentó en el banquillo y no jugó ni un minuto. Por contra, Duah, que debutó con su selección apenas once días antes en un amistoso ante Estonia, apareció en el once titular. Su recambio, en el segundo tiempo, fue Embolo, que desde el Mundial de Catar en 2022 no había jugado con Suiza.

Ambos, marcaron. Duah inauguró el marcador y Embolo lo cerró pese a jugar algo tocado en un muslo. Para el recuerdo, dejó una de las imágenes de la jornada: justo cuando enfiló la portería para hacer el 1-3, se le cayó la venda de compresión de su pierna derecha. Aún así, dio en la diana. Y, entre los dos, apreció Aebischer, un jugador que no es un fijo en las alineaciones de Yakin y que se coronó con un tanto, el segundo de Suiza, y una asistencia a Duah.

Los Schär, Xhaka, Akanji, Freuler, Sommer y compañía, fueron eclipsados por tres jugadores aparentemente menos mediáticos que ganaron puntos de cara al choque ante Escocia, en el que Yakin podría repetir alineación con una duda en ataque: Duah y Embolo, aplaudidos en su estreno, se disputarán un puesto en el once inicial. Steven Zuber, cuyo lugar ocupó Aebischer, y Deniz Zakaria, siguen con molestias y su participación en el choque es bastante dudosa.

Enfrente, Suiza tendrá a Escocia, deprimida por el resultado ante Alemania. De la euforia por la intensidad de su expresiva afición, pasaron a la decepción tras caer 5-1 ante el equipo de Julian Nagelsmann, que fue un rodillo en el Allianz Arena de Múnich. El equipo dirigido por Steve Clarke no llegó ni a rematar a portería (su gol fue obra de Antonio Rüdiger en propia meta) y ahora está contra las cuerdas. Una derrota más, dejaría casi fuera de la Eurocopa a sus jugadores.

Aún así, Escocia intentará dar la vuelta a una situación de emergencia. Suenan las alarmas por el conjunto británico, que tendrá una oportunidad de oro para espantar los fantasmas de su espantoso debut en la Eurocopa. Para ello, Clarke tendrá a todos sus jugadores disponibles con excepción de Ryan Porteus, expulsado y sancionado con dos partidos por una entrada terrible a Gündogan. Su puesto en el centro de la defensa se lo disputarán Grant Hanley y Scott McKenna.

Arriba, la lesión que apartó de la Eurocopa al titular indiscutible en la delantera Lyndon Dykes, ha dejado un hueco que, en su primer intento, no cubrió con garantías Ché Adams. Por eso, podría sentarse en el banquillo y Lawrence Shankland entraría en el once. El resto de jugadores, si no hay sorpresas, serán los mismos que fueron derrotados por Alemania y en Escocia volverán a lucir sus tres estrellas: Andy Robertson, Scott McTominay y John McGinn. EFE