Por: EFE • Futbolperuano.com

España derrotó 1-0 a Suecia y clasificó al Mundial de Qatar 2022

Álvaro Morata le dio el triunfo a España en el estadio La Cartuja de Sevilla.

Actualización
España clasificó a Qatar 2022. Foto: EFE
España clasificó a Qatar 2022. Foto: EFE

Álvaro Morata le dio el triunfo a España en el estadio La Cartuja de Sevilla.

EFE. España ganó por 1-0 a Suecia con un gol de Álvaro Morata, a los 84 minutos de un partido competido y en el que en algunos tramos afloraron los nervios, y, aunque le valía el empate, logró el billete directo para Qatar 2022, el duodécimo Mundial seguido que disputará, mientras que los suecos irán a la repesca.

Tras un primer tiempo en el que los de Luis Enrique tuvieron más el balón, aunque las ocasiones más claras las puso Suecia, con dos de Emil Forsberg, España reaccionó después y, a pesar de que sufrió al no ser tan protagonista con el balón como suele ser, consiguió una histórica victoria gracias al gol del Morata, tras recoger un tiro al larguero de Dani Olmo, para llevar la fiesta a La Cartuja.

España, líder del Grupo B con 16 puntos y a la que le valía un empate, y Suecia, segunda con 15, se lo jugaban todo a una carta, no cabían fallos para estar en Qatar 2022 en la reedición del partido entre ambos de la Eurocopa (0-0) en el mismo escenario, un estadio de La Cartuja con 52.000 aficionados dispuestos a llevar en volandas a la Roja, como en las grandes citas.

Luis Enrique hizo seis cambios respecto al once que ganó 0-1 en Grecia: Azpilicueta, Pau Torres y Alba en defensa; Soler y Busquets -que igualó a Xavi, su nuevo técnico en el Barcelona, como el cuarto jugador con más partidos con España (133)- con Gavi en el medio; y Dani Olmo acompañando arriba a Sarabia y Raúl de Tomas.

Sorprendió su apuesta por De Tomás y Soler, en lugar de Morata y Koke, y dejó sin vestir a Fornals e Íñigo Martínez -titular en Atenas-. Mientras, el técnico sueco, Jan Andersson, tras la derrota decepcionante en Georgia, reservó de inicio al veterano Zlatan Ibrahimovic y optó por puntas jóvenes y rápidos: Isak y Kulusevski.

La selección española, con Busquets y el joven Gavi al timón, buscando siempre las incursiones de Sarabia, Dani Olmo y la gran movilidad de De Tomás, salió con brío, sin especular, como avanzó Luis Enrique, y queriendo imponer un ritmo muy alto al juego, un fútbol de toque y a la vez vertical.

Pronto avisó con un peligroso centro de Sarabia que despejó con algún apuro la zaga escandinava a los 6 minutos y con un tiro desde la frontal, 3 más tarde, también del madrileño y que se fue fuera por poco. Aún así, Suecia, un equipo rocoso, físico, ordenado y veloz arriba, empezó a mostrar su mejor arma: el contragolpe.

Así, rebasado el primer cuarto de hora Forsberg ganó un balón en la media y, ante la indecisión de la defensa española, probó a Unai Simón con un disparo cruzado que éste pareció desviar ligeramente. El primer intento sueco dio paso a una fase en la que España siguió teniendo más el balón, pero le faltó claridad en zonas de peligro.

El equipo español intentaba crear superioridades, pero no había un dominador claro. Incluso Suecia, firme atrás y presionando, fue creciendo y estuvo a punto de marcar, en el 38, en una volea de Forsberg que casi rozó el palo derecho de la meta local. Con España nublada en su fútbol, el panorama no varió hasta el descanso.

En la reanudación, la Roja imprimió más dinamismo y profundidad a su juego, con Gavi buscando enganchar con los puntas y con Jordi Alba, sobre todo, pero se topó con una Suecia muy segura atrás, que, con su capitán Lindelof, fue una roca atrás y siguió asustando arriba. No le quedaba otra, pues sólo le servía el triunfo.

El realista Alexander Isak lo intentó, pero tiró alto tras un fallo de Azpilicueta al sacar el balón, y luego Forsberg no atinó a rematar en el área, en tanto que De Tomás cabeceó con peligro, pero desviado, un córner antes de ser suplido por Rodrigo al filo de la hora, cuando Luis Enrique metió más pólvora con Morata por Sarabia.

También movió ficha Andersson, al meter al punta Quaison y a Svanberg por el activo Forsberg y Kulusevski, y más tarde a 'Ibra' por Isak, en una fase con el partido cada vez más abierto y con mayor tensión, nervios e incertidumbre, sin el control por parte de España, con el peligro que ello conllevaba.para sus intereses.

Álvaro Morata salió con fuerza, dio más empaque al ataque español y tuvo una clara llegada por la izquierda en la que no acertó a rematar con precisión, lo mismo que le ocurrió a los suecos Svanberg y Claesson ya cerca del último cuarto de hora, en el que España trató de controlar más y evitar pérdidas peligrosas.

Suecia apretó, en especial buscando la altura y experiencia de Ibrahimovic, pero sin éxito, mientras que Morata, que revolucionó el ataque de la Roja, volvió a intentarlo en un disparo que paró en dos tiempos Robin Olsen en el 84.

Sin embargo, dos minutos después, el goleador madrileño, que fue pitado en La Cartuja por parte del público en la Eurocopa en junio, se reivindicó y halló el premio a su insistencia al lograr el 1-0, tras recoger un impresionante trallazo de Dani Olmo al larguero, batir al meta sueco y meter a España en un nuevo Mundial.

PREVIA

EFE. La plaza de acceso directo al Mundial 2022 se pone en juego en el reencuentro de La Cartuja, la reedición de la cita que estrenó el camino de España en la última Eurocopa, ante una Suecia que fue la última selección que dejó sin gol al equipo de Luis Enrique y, antes, la situó al borde del abismo en la fase de clasificación mundialista, que presenta un último capítulo en una 'final' en la que a la Roja le sirve el empate.

Hace décadas, las clasificaciones para Mundiales y Eurocopas se celebraban en España. La 'generación de oro' del fútbol español, que firmaba el pase a la cita inolvidable de 2010 con pleno de triunfos en su camino, mal acostumbró al aficionado y en el presente no se valora. Se considera una obligación. España ha estado en las once últimas Copas del Mundo y caer a la repesca es un descrédito que se ha convertido en riesgo de fracaso, por un nuevo formato de eliminatorias directas a un partido repletas de peligro.

Para evitar lo que en 1974 dejó a España fuera de un Mundial por última vez, en un partido de desempate ante Yugoslavia, los de Luis Enrique Martínez no se traicionarán a sí mismos ni especularán. Suecia necesita ganar para lograr el pase y eso, a día de hoy, es un alivio para una selección a la que se le atragantan los rivales que apuestan por planteamientos defensivos y brilla ante las que le salen a jugar. Se llamen como se llamen.

Es habitual ver a España imponer un estilo ante la campeona de Europa y del mundo, Italia y Francia, y desfigurarse a base de toque y falta de profundidad ante otras como Grecia y Kosovo. "No vamos a especular, vamos a presionar arriba y a correr riesgos", adelantó Luis Enrique, porque lo contrario sería traicionarse a sí mismo y a sus jugadores. Así, con el innegociable 4-3-3 y con retoques en un once que jamás repitió y que últimamente presenta hasta seis cambios de media entre partidos, se reencontrará la selección con La Cartuja.

La goleada a Eslovaquia del último partido del grupo en la Eurocopa ayudó a mejorar el recuerdo de un estadio que no tuvo ambiente de gran cita en ninguno de los tres encuentros que disputó España en Sevilla, añorando el ambiente de una ciudad mágica, siempre ligada a su selección que llegó a silbar a uno de sus jugadores. Álvaro Morata vivió un infierno desde que perdonó una clara ocasión ante Suecia en el primer partido. Hasta denunció insultos de su propia afición a su mujer y sus hijos. Para él, es especial volver al mismo escenario y desquitarse, como ya hizo en la última duelo, con un gol clave.

Reservó Luis Enrique en Atenas, por el peligro de una tarjeta que les hiciese cumplir ciclo, a Jordi Alba y Sergio Busquets, los únicos futbolistas en la convocatoria de aquellos que tocaron el cielo futbolístico, y regresarán a un once en el que se espera algún retoque más. Dani Carvajal, que regresó tras un año y dos meses de ausencias por las lesiones, puede dejar su plaza a César Azpilicueta y Pau Torres entrar por Íñigo Martínez, que acabó con un gemelo cargado en Grecia. La opción de Carlos Soler gana enteros, así como la entrada en el tridente ofensivo de Dani Olmo para recuperar su estatus.

A España, tras el vuelco de la última jornada, le sirve el empate pero Suecia es la selección que peor recuerdos le ha generado en el 2021. La derrota en Solna (2-1) agravó la situación en un grupo que inició con mal pie con el empate cedido ante Grecia en Granada (1-1). En dos encuentros, la selección perdió y empató a cero frente al rival ante el que se juega la plaza de acceso a Qatar.

Los suecos llegan a la gran cita entre el desánimo por la dura derrota encajada en Georgia y el deseo de revancha. Suecia, que al menos ya se ha asegurado la segunda plaza y jugar la repesca, necesita ganar el partido de La Cartuja para ser primera y sacar billete directo a Qatar.

La selección sueca no oculta su decepción ni ha buscado excusas, aunque sin olvidar tampoco que debió haber sentenciado el partido en la primera parte, cuando desperdició media docena de ocasiones. Zlatan Ibrahimovic, que reaparecía después de varios meses, ha admitido que no estuvo inspirado en la finalización y que aún no se encuentra al cien por ciento, si bien se ha ofrecido para ser titular si el seleccionador, Jan "Janne" Andersson, así lo decide.

La vuelta de "Ibra" ha despertado las dudas sobre el papel de la máxima estrella del fútbol sueco, aún en la cuarentena: a Suecia le fue mejor los casi cinco años de su ausencia que con él, quizás porque su presencia intimida a sus compañeros y condiciona el juego del equipo, pese a su indiscutible calidad.

La irregularidad del joven Kulusevski, que no goza de demasiados minutos últimamente en el Juventus, hace pensar, no obstante, que Andersson volverá a apostar de inicio por el delantero del Milan. Quien sí será titular seguro es el mediocentro Albin Ekdal, indiscutible con Andersson cuando no ha estado lesionado, ausente en Georgia por sanción y talismán para su equipo.

Las dos únicas derrotas encajadas por Suecia en esta fase de clasificación -en Atenas y en Batumi- ocurrieron sin el jugador del Sampdoria, fundamental en el equilibrio defensivo. Ekdal también fue titular en los dos últimos enfrentamientos contra España, el empate a cero en la Eurocopa y el 2-1 en Estocolmo, y aunque da como favorito al equipo de Luis Enrique, resalta que Suecia sabe cómo "molestarlo".

Dato: el España vs Suecia se disputará este domingo 14 de noviembre desde las 14:45 hora peruana (19:45 GMT).

Alineaciones probables:

España: Unai Simón; Azpilicueta, Laporte, Pau Torres, Jordi Alba; Busquets, Koke, Carlos Soler; Sarabia, Dani Olmo y Morata.

Suecia: Olsen; Krafth, Lindelöf, Nilsson, Augustinsson; Claesson, Olsson, Ekdal, Forsberg; Ibrahimovic, Isak.

 

Artículos Relacionados

+ Artículos