Eurocopa

Mbappé reaparece para clasificar a Francia a los octavos de final de la Eurocopa

Francia igualó con Polonia y clasificó segundo a los octavos de final de la Eurocopa.

Actualización
Mbappé anotó su primer gol en la Eurocopa 2024 para darle el empate a Francia ante Polonia. Foto: EFE
Mbappé anotó su primer gol en la Eurocopa 2024 para darle el empate a Francia ante Polonia. Foto: EFE

Francia igualó con Polonia y clasificó segundo a los octavos de final de la Eurocopa.

Sin despejar dudas, tirando más de épica que de fútbol en los últimos compases y cediendo ante una selección inferior, Francia no hizo bueno el tanto inicial desde los once metros de Kylian Mbappé y acabó empatando, y accediendo a octavos como segunda del Grupo D, ante la eliminada Polonia (1-1) de Robert Lewandowski, autor del tanto del empate, también desde los once metros.

En un duelo desde el punto de penalti, fue Lewandowski el que amargó la fiesta de Mbappé. Ambos en su regreso al once por lesión, fueron los líderes del ataque de sus combinados, pero fue el jugador del Barcelona el que, en el regreso a la que un día fue su casa, acabó más feliz. Despidió a su selección de la Eurocopa con un punto y la dotó de dignidad tras un torneo nefasto. Además, agrandó el nubarrón que se cierne sobre una Francia con más dudas que certezas.

Desesperante en el inicio del partido, por momentos a merced de una Polonia eliminada que llegó al duelo sin haber puntuado y que no le quitó la cara al partido en momento alguno, pero cada vez más incisiva con el paso de los minutos, desgastando poco a poco la resistencia de los polacos, pero de nuevo incapaz de cerrar su victoria. Encajando en los compases finales, Francia volvió a depender en exceso, especialmente en la primera mitad, de los chispazos individuales para generar peligro. Y esta vez, no fue suficiente.

En un once sin Thuram y sin Griezmann, suplente en Francia por primera vez tras 18 partidos y un año y medio en la selección, fue Kylian Mbappé el líder absoluto del ataque de los de Didier Deschamps, pastosos en el inicio y mucho más sueltos en el ocaso del primer acto, en el que se sucedieron las ocasiones de 'Les Bleus'. Enmascarado para proteger su nariz fracturada, Mbappé formó en la punta de ataque con Dembélé en el perfil diestro y Barcola, la gran novedad, inédito hasta la fecha en la Eurocopa, por el zurdo.

Con una circulación lenta, algo previsible, en ocasiones errática, demasiado estática, fácil de defender para los polacos, no fue capaz Francia de superar con claridad a un rival claramente inferior que buscó hacer daño a la contra. Solo Dembélé, por la derecha, a ratos, conseguía llegar a la línea de fondo. De hecho, el primer disparo a puerta del partido llegó desde el lado de Polonia, con una medio volea de Zielinski que recogió sin peligro Maignan.

El avisó de los eliminados puso a funcionar a la velocidad punta de los tres de arriba, en especial a un Dembélé que, aunque protagonista por algún que otro centro desmedido y algún intento de control que provocó las risas en las gradas del Signal Iduna Park, teñido de blanco y rojo como la bandera polaca, consiguió dar esa profundidad necesaria para generar las primeras ocasiones.

La primera llegó tras un centro raso suyo al corazón del área al que no llegó Mbappé, pero que recogió Theo Hernández en el segundo palo. Con un disparo potente dio rienda suelta a la exhibición de Skorupski.

Fue la primera de las cuatro grandes que rubricó. La segunda, al propio Dembélé, que finalizó la contra conducida por un Kanté lejos del nivel mostrado en el anterior encuentro, en el que fue elegido MVP. Y la tercera y la cuarta, a Mbappé, que se sumó en los últimos minutos al carrusel de ocasiones galas con dos disparos desde casi el área pequeña que obligaron a emplearse a fondo al meta del Bolonia.

El inicio de la segunda mitad llegó de la mano de la lógica, que se impuso en los primeros minutos del estadio alemán. A Mbappé pareció que se le acabó la paciencia y empezó a jugar él solo. Los cuatro primeros disparos de la segunda mitad fueron suyos. Todos peligrosos, generando el 'runrún' en la grada. Uno de ellos, con jugada personal incluida, una 'delicatessen' en forma de túnel que levantó a la grada francesa.

Pero el peligro volvió a llegar a través del desborde de Dembélé. Ingresó en el área a toda velocidad y su marca cayó en la trampa. Le trastabilló y provocó el penalti. Desde los once metros, Mbappé marcó su primer gol en la Eurocopa. Le costó 536 minutos.

Perdió toda atadura Francia y mantuvo a Polonia encerrada. Barcola rozó el segundo antes de que Deschamps moviera el banquillo y le sustituyera por Giroud, dando entrada también a Griezmann y Camavinga para dar oxígeno. Algo que no evitó algún arreón de Polonia, que probó suerte con un disparo lejano de Lewandowski que reanimó a la desconsolada afición polaca.

Tuvo en sus botas el segundo Mbappé, pero no acertó ante Skorupski. Tampoco hubiera valido porque justo en la jugada precedente Upamecano había cometido un penalti sobre Swiderski que el colegiado, VAR mediante, señaló.

Se desató entonces la locura en el Signal Iduna Park. Lewandoswki fue el encargado de lanzar. Erró, pero Maignan se había adelantado para hacer su parada. Y en la repetición, eligiendo el mismo lado, Lewandoswski marcó en el regreso a la que un día fue su casa.

Cambió por completo el partido. Polonia empezó a creer en la victoria. Quería despedirse con 3 puntos. y Francia, noqueada, no pudo reaccionar. Lewandowski atormentó a Mbappe y Francia, una e las teóricas favoritas, pasó a octavos como segunda de grupo, en lo que es una de las sorpresas y de las decepciones de lo que va de Eurocopa.

Ficha técnica:

  • Francia: Maignan; Koundé, Upamecano, Saliba, Theo Hernández; Tchouameni (Fofana, m.82), Kanté (Griezmann, m.61), Rabiot (Camavinga, m.61); Demebélé (Kolo Muani, m.86), Barcola (Giroud, m.61) y Mbappé.
  • Polonia: Skosupski; Bednarek, Dawidowicz, Kiwior; Frankowski, Moder, Zielinski, Zalewski (Skoras, m.68); Szymanski (Swiderski, m.68), Urbanski; y Lewandowski.
  • Goles: 1-0, m.56: Mbappé, de penalti. 1-1, m.79: Lewandowski, de penalti.

PREVIA

Ya está listo Kylian Mbappé, el capitán y la figura de la selección de Francia, enmascarado para proteger su fractura de nariz y a la espera de si vuelve a la competición este martes contra Polonia, entre las dudas del equipo de Didier Deschamps, con tan solo un gol a favor, pero con cuatro puntos y virtualmente clasificado para los octavos de final de la Eurocopa 2024. SIGUE EL MARCADOR EN VIVO AQUÍ.

Alineaciones confirmadas:

  • Francia: Maignan, Koundé, Upamecano, Saliba, Hernandez, Tchouaméni, Kanté, Rabiot, Demélé, Mbappé, Barcola.
  • Polonia: Skorupski, Bednarek, Dawidowicz, Kiwior, Frankowski, Moder, Zielinski, Szymanski, Zalewski, Urbanski, Lewandowski.

En el banquillo todo el encuentro del pasado viernes contra Países Bajos, con el empate sin goles que mantiene todo abierto para la primera plaza del grupo D, ni siquiera calentó ese día por el percance sufrido el lunes anterior en el triunfo ante Austria (1-0). Cuatro días después su apariencia es para jugar. La duda si como titular o reserva.

Ya ha probado varias máscaras en varias sesiones, con la adaptación que eso implica porque le resta parte del campo de visión, según expuso su propio seleccionador; ha participado en los últimos tres entrenamientos con el grupo, incluido este lunes, contando el partido que disputó el domingo pasado contra el filial del Paderborn, y quiere jugar, tal y como apuntó el domingo su compañero y centrocampista Aurelien Tchouameni.

Entre tantos, Deschamps ha alimentado la incógnita sobre su titularidad en estos últimos días. No ha desvelado aún si contará con él desde el principio contra Polonia, a la espera de desafíos mayores que se avecinan muy próximos, como las eliminatorias ya definitivas desde el próximo sábado en adelante, cuando ahora sólo una carambola increíble lo eliminaría de la ruta que se propone hacia lo máximo.

También surge un condicionante añadido: Mbappé está apercibido de sanción por la tarjeta amarilla que recibió, una vez ya fracturada la nariz, por entrar sin permiso del árbitro al campo en el 1-0 ante Austria, con el único objetivo de detener el juego para poder ser sustituido. Otra amonestación más lo apartaría de octavos. También a Ousmane Dembele.

Francia necesita a Mbappé. Su dependencia es indiscutible. De sus últimos 20 triunfos, en quince marcó o asistió en algún momento. Es más, en esta Eurocopa, el único gol que ha anotado el conjunto 'bleu', en propia puerta del austriaco Maximiliam Wöber, lo provocó el nuevo fenómeno del Real Madrid, con un desbordante cambio de ritmo por la banda.

En esa sensación, incluso, incide el momento de los otros hombres de ataque de Francia. A Antoine Griezmann, incrustado en el medio ante Austria y lanzado hacia el ataque ante Países Bajos, precisamente por la baja de Mbappé, se le ha torcido la puntería. Sus dos ocasiones falladas ante el conjunto neerlandés delataron su momento sobre la portería contraria: dos goles en sus últimos treinta partidos con Francia. Lejos de su eficacia.

La intrascendencia ofensiva, a la vez, es evidente en Ousmane Dembele, que no se ha ido apenas de nadie en sus dos partidos en la Eurocopa 2024, alejado del desbordante aspecto que expresan sus cualidades y de la generación de oportunidades que debe darle a Francia, que, en contraste, se mueve mucho mejor en términos defensivos, en torno a N'Golo Kanté.

Fuera del último Mundial, recuperado para la Eurocopa por Deschamps, el medio centro es básico en esta Francia, en cada sector y en cada lance, sobre todo defensivo, como muro de contención y repliegue contra los movimientos ofensivos rivales. Secundado por los centrales Dayot Upamecano y Willian Saliba, también luce el portero Mike Maignan, un seguro para Francia, con los dos encuentros imbatido, en ambos con paradas cruciales.

En el once de Deschamps, que en principio podrá disponer tanto de Eduardo Camavinga como de Kingsley Coman, aquejados de diversas molestias los últimos días, no ha dado pistas sobre el once con el que debe resolver si pasa como primera, como segunda o como tercera de grupo, que eso sí está más que en el aire en la última jornada. Para ser primera, pendiente de Países Bajos también, sólo la vale ganar.

No hay nada en juego, en cambio, para Polonia, que ya dispone de Robert Lewandowski, probablemente ante su último encuentro en una Eurocopa. La siguiente sería con 39 años.

Ya está recuperado de la lesión muscular que sufrió en el penúltimo amistoso y lo apartó del primer duelo de la Eurocopa ante Países Bajos, antes de reaparecer en la última media hora contra Austria, cuando quedó ya resuelta la eliminación anticipada de la selección polaca.

El atacante del Barcelona sólo ha marcado seis goles en sus últimos veinte partidos con Polonia, a la que sus dos derrotas en las dos primeras jornadas significan ya un lastre definitivo, relegada matemáticamente a la última posición del grupo.

Ya se conciencia con la seriedad más absoluta en el partido, resalta la cantidad de figuras y el altísimo nivel de "uno de los mejores equipos del mundo", cuando habla de Francia, y se propone dar la sorpresa con la liberación que supone que no tiene nada que perder ya, con el objetivo de retomar la racha sin derrota (8 partidos) que atravesó antes del fiasco en Alemania 2024.